Malestar en los centros de la zona por los nuevos fondos de libros

Las directivas se quejan de falta de personal para hacer frente a la recogida, catalogación de los manuales y su posterior reparto


Lalín / La Voz

La puesta en marcha por parte de la Consellería de Educación en el curso 2015-16 de bancos solidarios de libros en los centros tiene en pie de guerra a asociaciones de padres y centros en la zona. Aunque en muchos de los centros tienen claro que lo que van a hacer es acatar las directrices de la Xunta no están de acuerdo con la forma en la que se plantea.

Por un lado está la necesidad de que sea el centro el que se encargue de recoger los libros que los alumnos compraron el curso que ahora acaba con el dinero del cheque escolar recibido. Solo ellos están obligados, el resto puede hacerlo de manera voluntaria o no. La fecha máxima de entrega será el 19 de junio, excepto para los de secundaria que tengan asignaturas pendientes y que podrán esperar al 4 de septiembre.

El banco empieza en cuatro cursos de educación obligatoria y afectará a los que cursaron tercero y quinto de Primaria y segundo y cuarto de la ESO. Los centros están recibiendo estos días un listado de los estudiantes que recibieron cheque y con los libros que tienen que devolver.

Los centros de Primara se quejan de que no disponen de personal administrativo para realizar esta tarea, que no es baladí y que supone llevar el control de la entrega de los libros, y el envío a la Xunta de la relación exhaustiva de cada uno, consignando el código correspondiente de cada ejemplar.

Una tarea que, en la mayoría de los casos recaerá en los distintos equipos directivos de los centros y que no es pecata minuta en centros donde el número de estudiantes se cuenta por cientos.

Otra pregunta que se hacen los profesores de la zona es qué hacer si los libros recogidos no llegan para repartirlos de cara al curso que viene y aunque se sabe que el reparto se llevará a cabo en base a parámetros de renta, consideran que la valoración de todos los casos será, cuando menos, complicada.

El cheque escolar se mantiene con los mismos requisitos en cuatro cursos de Primaria y en dos de Secundaria.

Para los colegios la fórmula puede ser válida pero en la práctica no está exenta de problemas . Recuerdan que el año pasado la Xunta decidió mantener los viejos manuales y no cambiar los libros en los cursos en los que ya empezaba la aplicación de la Lomce. Eso hace, señalan, que ahora los libros que se recojan puede que no valgan porque no están adaptados a la nueva normativa. Y, advierten que al inicio de curso se dará el caso de que en una misma clase convivan manuales nuevos, adquiridos por algunos alumnos, con otros viejos recibidos en préstamo, para dolor de cabeza de los profesores que tendrán que ir adaptando las clases o surtiendo de materiales nuevos a los alumnos o fotocopias para los que muchos centros, dicen, no tienen fondos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Malestar en los centros de la zona por los nuevos fondos de libros