Soutolongo, notable muestra del patrimonio religioso en Deza

La iglesia lalinense atesora elementos de gran valor, como el sagrario pétreo

En el frontal del altar hay un perro pintado con una tea ardiendo.
En el frontal del altar hay un perro pintado con una tea ardiendo.

lalín

Después de haber tratado sobre la pintura mural de la iglesia de Santa María de Soutolongo, (La Voz, 15-XII-2013) hemos decidido hacer una nueva aportación sobre otros aspectos -de los muchos con que cuenta el templo- algunos de los cuales fueron ya abordados gracias a las investigaciones llevadas a cabo en los libros parroquiales por el que fue sacerdote de esta parroquia, Manuel Mato Soto (1908-1999), verdadero precursor en desentrañar la historia de esta iglesia.

En la destacada y extensa obra Geografía General del Reino de Galicia, dirigida por F. Carreras y Candí en Barcelona, tomo 2º, Provincia de Pontevedra, 1930, dice literalmente de la iglesia de Soutolongo: «La iglesia fue construida en 1798 y tiene una curiosa pintura mural de carácter popular, con dos retratos, que dicen ser de los fundadores (refiriéndose a la sacristía de la que más adelante trataremos)».

Estas escuetas noticias, que no alcanzan las dos líneas, contrastan con la verdadera antigüedad del templo y los notables valores artísticos que atesora, entre los que cabe destacar las bóvedas de crucería, uno de los sellos distintivos del estilo gótico, que junto con el arco apuntado y otras piezas de marcado carácter, como el escudo de la clave que cierra la bóveda, sitúan cronológicamente a la iglesia actual como obra de mediados del siglo XVI.

A estos elementos, que permanecieron siempre visibles con solo traspasar la puerta, debemos sumar los que se mantuvieron ocultos detrás del retablo del altar mayor hasta tiempos actuales en que fue retirado. Nos referimos al singular sagrario pétreo, y a las pinturas murales fechadas en 1567, (que tras su restauración bien merecerían ser inauguradas).

Subsanado el equívoco, conviene también señalar que la fachada sur conserva vestigios de decoración de influencia románica a base de bolas u ovas, que se repite en la parte superior de los contrafuertes del ábside.

Aspecto actual muy diferente

Se sabe a través de fuentes del archivo parroquial que a lo largo de los siglos se hicieron importantes modificaciones en la obra de fábrica, además de ampliaciones, que dieron lugar entre otras reformas, a que la iglesia no conserve su fachada principal, ni la espadaña original. Esta es la causa y que fuese datada erróneamente al tomar como única referencia la inscripción existente sobre la puerta principal, de finales del siglo XVIII, donde en un largo epígrafe grabado en letra capital se puede leer, además del año y nombre del Prior, la identidad del Maestro (MRO) ejecutor, representada en anagrama (RAZ). Completo dice: «ANO HIZOSE ESTA OBRA SIENDO PRIOR D. FELIPE JULIÁN LO (PEZ) 1798 / MRO RAZ».

En esta misma portada occidental existe una imagen de piedra policromada que se cobija bajo una hornacina dieciochesca que representa a la patrona del templo, Nuestra Señora del Encuentro. Debido a una profunda grieta originada en la parte posterior del cuello de la imagen, su integridad corre peligro, por lo que alertamos de esta situación y solicitamos su urgente valoración técnica antes de que se produzca su desprendimiento y pueda además ocasionar males mayores.

La estructura arquitectónica actual de la iglesia es de planta en cruz latina, como forma asimilada a las partes del cuerpo de Cristo, correspondiendo la cabeza al ábside; los brazos al crucero, y el resto del cuerpo a la nave. El hecho de que el templo conserve la armadura de madera de la cubierta antigua, le confiere un notable valor añadido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Soutolongo, notable muestra del patrimonio religioso en Deza