Crespo quiere plantar en el Pontiñas algún pequeño castaño de Catasós

El Concello de Lalín lo tramitará ante la Dirección Xeral de Conservación; el alcalde advierte de algún ejemplar afectado por la tinta en O Rodo


lalín / La Voz

El alcalde de Lalín, José Crespo, pretende trasplantar varios ejemplares de castaño de la Fraga de Catasós al paseo del Pontiñas. Así lo manifestó ayer en la visita que realizó al Monumento Natural lalinense junto al secretario xeral de Medio Rural y Montes, Tomás Fernández-Couto, y el director xeral de Xuventude, Ovidio Rodeiro, para saludar a voluntarios que vigilan hasta el viernes los montes de la comarca. Crespo expuso la idea a Fernández-Couto, que no la rechazo, aunque será necesario plantear la iniciativa a la Dirección Xeral de Conservación da Natureza.

La intención es llevar varios ejemplares descendientes de los viejos castaños, que crecen en el primer tramo del sendero de la fraga bajo las altas copas de los ejemplares de mayor fuste de Europa, por lo que su futuro no es para nada halagüeño, y habrá que retirarlos de ese enclave. Crespo propone plantarlos en el Pontiñas, y realizar un seguimiento de su desarrollo en el nuevo entorno. El secretario xeral de Medio Rural y Montes dijo que en caso de llegar a trasplantarse esos ejemplares de castaños habría de hacerse tras la caída de la hoja, después de las Navidades, entre los meses de enero y marzo.

Fernández-Couto destacó las características de la Fraga de Catasós, por el crecimiento natural de los castaños prácticamente sin intervención humana, y por la gestión que se viene haciendo de mínima intervención, similar a la que se realiza en parques naturales americanos.

Tinta en O Rodo

Por otra parte, el alcalde desveló que al menos uno de los castaños de la zona de O Rodo está afectado por la enfermedad de la tinta, expresando su temor a que otros puedan padecerla. El secretario xeral le recomendó que contacte con el director de la estación fitopatológica de Areeiro para estudiar el caso. Explicó que la tinta se produce por unos hongos que afectan a las raíces de los castaños, pero que se ve afectada por el frío de los suelos: por eso prácticamente no se detecta a partir de los 450 metros de altura sobre el mar. Lalín está en ese límite, pero a diferencia de los castaños de Catasós que no conocen esa plaga, hay preocupación en el Concello por O Rodo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Crespo quiere plantar en el Pontiñas algún pequeño castaño de Catasós