Los tesoros ocultos de A Estrada

El casco urbano esconde reliquias artísticas que pasan desapercibidas a diario

.

a estrada / la voz

Es un defecto común valorar más lo ajeno que lo propio. Fotografiar las fachadas vienesas cuando se hace turismo y no alzar la vista siquiera para echar un vistazo a los edificios del pueblo que se transita a diario con el chip de la rutina activado. En A Estrada, más de uno se llevaría una sorpresa si consiguiese abstraerse de las prisas y pasear por las calles con espíritu de descubridor.

Eso es lo que intenta demostrar la historiadora del arte Carmela Sánchez Arines con la ruta guiada que va a inaugurar el día 21 de este mes. Propone dedicar un par de horas a fijarse en edificios y detalles urbanos poco reconocidos pero dignos de ser descubiertos.

Por muy estradensista que sea uno, es una evidencia que el casco urbano no conserva el encanto de otros que han llevado mejor el despegue urbanístico. Sin embargo, todavía quedan algunos edificios de interés y muchos detalles que aluden a un pasado esplendoroso, cuando A Estrada era la villa «airista» a la que peregrinaban a cientos quienes buscaban los aires de la montaña para la curación de todo tipo de males.

Hay un par de edificios que todo estradense algo informado señalaría como destacables. Uno es el del consistorio -del arquitecto Franco Montes -, que en el 2012 cumplió el centenario de la finalización de las obras -según consta en la fachada posterior del edificio- y que fue reformado por Arturo Zas en 1967. El otro es el de la Farola, también conocido como Casa do Capón, promovido por Manuel Porto Verdura, O Escobeiro, en 1925, con Juan Argenti navajas como arquitecto. El tercero quizás fuese la iglesia parroquial inaugurada en 1935, aunque sea más difícil apreciar su belleza que la del ábside románico de Ouzande.

Sin embargo, hay decenas de edificios que albergan galerías de forja, remates artísticos, suelos de baldosas hidráulicas o portales y escaleras modernistas poco conocidos y menos valorados. Fuera de contexto, resultaría incluso difícil identificarlos como elementos propios del paisaje urbano estradense.

Quienes quieran participar en la cruzada iniciada por Carmela Sánchez en colaboración con el Concello para deshacer el agravio y destapar la riqueza local pueden inscribirse o solicitar más información sobre la nueva ruta guiada en http://rutas.etnoga.com o en el número de teléfono 695 491 898.

Votación
0 votos

Los tesoros ocultos de A Estrada