La población inmigrante en la zona se mantiene pese a la crisis

Muchas personas prefieren capear las dificultades laborales y el paro porque la inestabilidad en sus países de origen les desanima a retornar

Los venezolanos son el colectivo más activo en las comarcas, con dos asociaciones en Lalín y A Estrada.
Los venezolanos son el colectivo más activo en las comarcas, con dos asociaciones en Lalín y A Estrada.

lalín / la voz

El bum en lo económico hace unos años, con el ladrillo como principal fortaleza, convirtió a nuestro país en un nuevo Eldorado. En su búsqueda llegaron a miles los inmigrantes dispuestos a encontrar un futuro más plácido. Y aunque la mayoría lo lograron, el estallido de la crisis ha generado un progresivo crecimiento en el número de retornos, que se agudiza según se enquista la situación, con un paro galopante.

Si las cifras globales apuntan a ese regreso a sus países de origen o el salto a otras al fracasar su intento de radicarse en España por parte de muchos inmigrantes, en Deza y Tabeirós-Terra de Montes se altera el guion. La población de origen extranjero asentadas en las comarcas no solo no ha descendido sino que incluso creció ligeramente. Si tomamos el 2008 como el primer año de referencia, cuando comenzó la crisis económica, la población extranjera era entonces de 5.284 personas. En el 2012 ese número aumentó hasta los 5.424.

¿Qué hay detrás de ese ligero incremento? Al margen de los movimientos habituales de población en un lustro, entre 2008 y 2012, con llegadas y salidas de extranjeros, la mayoría de los que han llegado a las comarcas han conseguido acceder al mercado laboral. Otros tuvieron o tienen dificultades para encontrar trabajo, pero -según apuntan desde departamentos municipales vinculados a la emigración- optan por permanecer en la zona ante la inestabilidad tanto política como económica que también bien sus países de origen.

La mayoría de extranjeros censados en la zona procede de Europa. En concreto son 1.774 en el 2012, lo que supuso un crecimiento respecto al 2008, que fueron 1.689. Rumanía encabeza el ránking, además con un fuerte aumento de la inmigración en ese lustro de referencia pese a la crisis en nuestro país, al pasar de 352 a 520. También es significativa la presencia de personas de Portugal, con un ligero repunte de 387 a 393, así como de Francia, aunque en descenso leve, de 367 a 339.

Sudamérica, con países como Venezuela, Argentina, Brasil o Colombia, le sigue en la procedencia de inmigrantes en las comarcas. Desde América saltaron el charlo hasta aquí, que estuvieran empadronadas en el 2012, un total de 1.547 personas. Una cifra inferior a los 1.696 del 2008. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), esa diferencia se produce sobre todo por el descenso de argentinos -de 361 a 270- y brasileños -de 284 a 204-, aunque también descendió la colonia venezolana algo menos significativa -de 570 a 514-. Por contra, creció especialmente la población nacida tanto en Paraguay -de 39 en el 2008 a 71 en el 2012- como en República Dominicana -de 29 a 52- o Ecuador -de 11 a 29-.

Desde África se aumentó la inmigración, al crecer de 147 a 267 censados en Deza y Tabeirós-Terra de Montes. En su mayoría proceden de Argelia y Marruecos, con 267 y 172 personas respectivamente, creciendo de forma significativa en el período de referencia. Asia también subió, de 22 a 57 con el bum de los bazares chinos, mientras que de Oceanía tan solo hay siete censados en las comarcas.

5.284

Extranjeros 2008

La cifra de personas censadas de otros países en la zona

5.424

Extranjeros 2012

La cifra de personas censadas de otros países en la zona

1.774

Europeos 2012

Europa encabeza la cifra de extranjeros por continentes

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La población inmigrante en la zona se mantiene pese a la crisis