Promueven la recuperación del cultivo del olivo en A Estrada

Una firma gallega compromete la compra de toda la aceituna cosechada


A ESTRADA / LA VOZ

La Fundación Desarrollo Producto Ecológico de Galicia promoverá la recuperación del cultivo del olivo en A Estrada para sacar provecho a las amplias superficies agrícolas abandonadas. Galicia fue históricamente zona de cultivo de olivos hasta que los Reyes Católicos, molestos por las revueltas irmandiñas, prohibieron la producción, permitiendo mantener solo ejemplares contados en los pazos o para la producción de aceite para las lámparas. En los últimos años la producción se está recuperando en zonas de Ourense y Lugo. Pontevedra quiere seguir su ejemplo.

Una empresa gallega que hasta el momento se dedicaba solo al envasado de aceite producido con aceitunas del sur se ha propuesto estimular la plantación de olivos en Galicia. Pretende sacar al mercado un aceite elaborado íntegramente a partir de aceitunas gallegas producidas de modo ecológico. La firma ourensana Aceites Abril se compromete a comprar a los productores que se sumen a la iniciativa toda su cosecha de aceituna.

El primer paso para estimular la plantación se dio ayer con la visita a A Estrada de una técnica olivarera que estudió las características de la zona para determinar sus posibilidades productivas. La especialista, Manoli González Chao, que trabaja para los viveros cordobeses Latinoplant y colabora con Aceites Abril, destacó que la zona ofrece buenas posibilidades para el cultivo, especialmente para la oliva arbequina. Se trata de una variedad originaria de Lérida que, al proceder de una zona situada en la misma latitud y con una climatología semejante -veranos calientes e inviernos fríos y con heladas- se adapta bien a Galicia.

La técnica indicó que cualquier zona de A Estrada es apropiada para el cultivo y que, para aprovechar al máximo el sol, las plantaciones han de orientarse en sentido norte-sur. González Chao destacó además que el cambio climático que perjudica a otros cultivos favorece la producción de aceituna, que no requiere humedad. Según explicó, se trata de plantaciones agradecidas que exigen menos trabajo que los viñedos y son compatibles con ellos, ya que los trabajos agrícolas que requieren no se solapan.

Las plantaciones se hacen de forma «superintensiva», de forma que cada hectárea acoge 2.000 árboles. La época de plantaciones comienza ahora y la inversión necesaria es de unos 6.500 euros por hectárea si la finca está limpia y cerca de 10.000 si está a monte.

Los olivos son productivos al segundo año y a partir del quinto permiten recuperar la inversión. La aceituna se paga en el mercado a 35 o 40 céntimos el kilo, según su rendimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Promueven la recuperación del cultivo del olivo en A Estrada