Luar anticipa la fiesta en Lalín


El Luar del Cocido en que se ha convertido la que fuera Gala de Gastronomía anticipó ayer la fiesta que vive Lalín este fin de semana. El pabellón, lleno, pero sin los abarrotes que propiciaban los primeros triunfitos . Y en las primeras filas volvía a sentarse un conselleiro: Roberto Varela, titular de Cultura del Gobierno gallego que viaja en Citroën; hay que remontarse hasta 2005 para encontrar en la gala a otro conselleiro, Santiso Miramontes, popular pero de la era Audi. Entre medias, fue Rubén Lois Calviño, ex director xeral de Turismo, quien había representado al Gobierno de San Caetano.

El público, ajeno al ajetreo político de las primeras filas, ha encontrado desde que el Luar se comió a la Gala de Gastronomía un nuevo ídolo: Xosé Ramón Gayoso. No es casualidad que el presentador empezase en tiempos del vídeo, haya sobrevivido al DVD y siga triunfando en la época del USB y de la TDT: es un profesional. Entretiene antes de que empiece el espectáculo a las animosas gradas, que tienen papeles definidos: mucha marcha, aplausos y baile estático en los asientos de cemento; y baile de verbena, haciendo fiesta con música de fondo en la grada supletoria, con más espacio para moverse libremente. Gayoso también corrige con elegancia: lo hizo cuando al inicio del programa, Crespo citó entre los múltiples agradecimientos a Televisión Española por su apoyo a la gala; el capote de Gayoso aludiendo a Televisión de Galicia le sirvió a Crespo para decir, entre risas, «son as cousas do directo». El alcalde entregó en el arranque del espectáculo el premio Toda unha vida , por la provincia de Pontevedra, a Concepción Lamazares, del lalinense restaurante Agarimo. Y de nuevo, Gayoso al rescate: esta vez de su compañera en la presentación, Alba Lago, que cambió el apellido de Concha por un exótico Lamare.

En el apartado musical, abrieron los locales Hevel&Rayel, con su Move, move . Pasó por el escenario luego Malú, pero las primeras ovaciones cerradas llegaron con Chenoa y David de María. Bobby Farrell, al frente de Boney M, interpretó Rasputin con maneras de Chiquito de la Calzada, y Melendi también arrasó; Luar na Lubre y Treixadura completaron la nómina, con la agrupación Santiago Apóstol de Pamplona.

El colorista cartel de Barreiro fue un buen fondo para un escenario sobrio y elegante. Lo veían desde cerquita, junto a Roberto Varela, la directora xeral de Turismo, Carmen Pardo; su homónimo de Promoción Cultural, Francisco López; las directoras de TVG, Rosa Vilas, y RG, Rosa Martínez; y el pintor Antón Lamazares, con José Crespo y Maribel Calviño de anfitriones.

Fuera, a poca distancia del pabellón, más fiesta: en el entorno de la Casa da Xuventude, con menos música y más líquido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Luar anticipa la fiesta en Lalín