«El recinto ferial de Silleda es mi obra más importante en Galicia»

El arquitecto de la T4 o la reforma del Bernabeu estuvo en la lectura de una tesis doctoral en la Escuela de Arquitectura


«Pero Antonio, ¡tú eres un sabio!». Lo decía con admiración una de las componentes del tribunal ante el que la pasada semana presentó su tesis doctoral Silvia Blanco, «una alumna brillante de la escuela», apuntaba José Ramón Alonso, catedrático de la Escuela de Arquitectura de A Coruña. En la defensa de la tesis sobre la arquitectura religiosa de Rodolfo García Pablos estuvo presente Antonio Lamela (Madrid, 1926) que empezó a trabajar precisamente con García Pablos. Silvia Blanco, de Viveiro, se mostraba agradecida por la presencia de esta figura de la arquitectura española, «que me facilitó mucha información para la tesis y por eso le pedí si podía venir, que no fue fácil porque tiene una agenda muy apretada». Lamela es el autor de obras como las torres de Colón, la reforma del estadio Santiago Bernabeu, la T4 (junto a Richard Rogers) o el aeropuerto de Varsovia.

-¿Viene mucho por Galicia?

-No demasiado. Hice las naves del recinto ferial de Silleda, que son mi obra más importante en Galicia.

-José Ramón Alonso destacaba que sí conoce bien el edificio de la Escuela de Arquitectura, ¿por algún motivo?

-Me interesa este tipo de arquitectura y la conozco a través de las revistas. Me interesa mucho el hormigón, armado o sin armar, que lo utiliza la humanidad desde hace milenios. Soy un gran enamorado del hormigón y lo he utilizado desde el principio.

-El edificio de la escuela es una arquitectura colgada como la de sus Torres de Colón.

-La de la escuela es arquitectura colgada pero la de las torres de Colón no es colgada sino comprimida contra la cabeza. Tenía un problema de denominación y tuve que inventarme un calificativo nuevo que es el de arquitectura suspendida porque este es el único edificio del mundo hecho desde la cabeza, construyendo el pivote central y luego se sigue desde la cabeza hacia abajo.

-Esa fue una obra muy polémica durante años.

-Las Torres de Colón estaban destinadas a viviendas, los promotores querían hacer las mejores de Madrid. Con la conversión de los terrenos salía una torre tremenda, con unos 500 metros por planta que ahora parece una barbaridad pero entonces era habitual. Planteé a los promotores que en lugar de una se hiceran dos, de 20 plantas cada una. El entonces alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, nos tuvo paralizadas las obras tres años y el asunto acabó en el Consejo de Ministros. Luego, con el tiempo, supe que Franco tenía mucho interés en cómo se hacían estas torres y de noche, de incógnito iba a ver las obras porque en el fondo le gustaba que se hiciera aquello.

-¿De qué año hablamos?

-Finales de los sesenta.

-¿Cómo fue lo del taxista que le enseñó a usted sus torres?

-Me había llamado el ministro de la Vivienda, precisamente para hablar de las torres tras el Consejo de Ministros. Cogí un taxi y le pedí que me llevara lo antes posible. Como iba quejándome del tráfico y diciendo que Madrid era un desastre y en Barcelona no pasaba aquello me llevó por la plaza de Colón para que viera las torres y que aquello no se hacía en Barcelona. Cuando le dije que parecían paradas me dijo que el que las estaba haciendo estaba majareta, como lo demostraba eso de empezar a construir por el techo y habían tenido que encerrarlo en el manicomio de Carabanchel.

-¿No le dijo que era usted?

-¡No! Él estaba convencido de su historia y si se lo digo seguro que no me creía e igual me decía que también me tenían que llevar a Carabanchel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«El recinto ferial de Silleda es mi obra más importante en Galicia»