«La enseñanza es gratificante, por igual, en cualquier país»

No es habitual verla por Lalín. Lo suyo es la enseñanza en el exterior. Acaba de llegar de Zambia y partirá para Etiopía


Es lalinense. A la villa regresa para pasar unos días de vacaciones, y estar con su madre y con la familia, pero lo suyo es viajar con letras mayúsculas. Y es que, cuenta Begoña, comenzó a viajar siendo una niña por motivos profesionales de su padre que le llevaron a varios rincones de España. Después, decidió continuar...

-Finalmente fue en Salamanca donde estudié. Allí cursé filología y ciencias políticas; y ahora llevo 15 años fuera de España impartiendo clases por distintos países. La experiencia es fantástica. No me gusta estar más de cuatro años en un mismo lugar.

-En los últimos 15 años, ¿en qué países estuvo?

-Alemania, Francia, Bélgica y los últimos dos años y medio en Zambia. Ahora, después de las vacaciones de verano, el nuevo destino será Etiopía -ya que a allí han destinado a mi marido-.

-¿En qué centro estaba?

-Un centro de élite. Era la American International School of Lusaka en la que impartí clases a chavales con edades comprendidas entre los 11 y los 18 años. Sin embargo, a lo largo de todos estos años de trabajo estuve dando clase en universidad y también estuve en educación de adultos.

-¿Con qué se queda?

-Con los adultos fue fantástico. Tuve en clase a personas que estuvieron en la Segunda Guerra Mundial, y me contaron muchas historias... Con los chavales me lo pasé muy bien... La enseñanza es gratificante, por igual, en cualquier país. Creo que también lo será en Etiopía y a cualquier otro rincón del mundo al que vaya.

-¿Le resultó fácil encontrar trabajo en los países en los que estuvo?

-Sí. En Bélgica recuerdo que tardé dieciséis díasen encontrar trabajo. Nunca fue un problema.

-Por cierto, se le darán bien los idiomas...

-Sí. Hablo cuatro idiomas: español, alemán, francés e inglés. Preciso saberlos para mi trabajo.

-¿Piensa en ejercer en Galicia algún día?

-La verdad es que no. Pienso solamente en viajar, y mira que tengo a mis espaldas unas quince mudanzas... A España volverá cuando me jubile, quizás...

-Colaboró hace un par con la asociación Manuel Ferreiro de Lalín. ¿En qué consistió?

-El colectivo aportó el 0,7% del presupuesto a un colegio de Zambia. Se destinó a aportar un complemento salarial a los profesores. Me pidieron que hiciera le entrega de un dinero que propició todo un cambio en la autoestima del profesorado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«La enseñanza es gratificante, por igual, en cualquier país»