El City de Guardiola duda pero golpea primero (2-1)

De Bruyne adelantó al líder de la Premier ante el Dortmund, que reaccionó en el tramo final con un gol de Reus, y Foden otorgó la ventaja en el último suspiro


El Manchester City de Pep Guardiola, hasta ahora impecable en la Champions, regresó a la duda en la ronda maldita, esa de cuartos de final que nunca ha superado desde la llegada del catalán al banquillo del Etihad.

Tras un buen comienzo del Borussia Dortmund, que le discutió el balón de partida a un rival poco acostumbrado a no tenerlo, Kevin de Bruyne adelantó al conjunto inglés tras aprovechar una contra que él mismo inició en propio campo después de un error de bulto de Emre Can.

Tras una primera parte que además no estuvo exenta de polémica, especialmente en una acción resuelta con falta de Bellingham a Ederson cuando el centrocampista 'borussier' se había llevado un balón mal controlado por el guardameta brasileño y se disponía a rubricar el empate a puerta vacía, el City se hizo dueño del duelo a través de esas posesiones largas que desesperan al rival y constituyen la mejor defensa posible. Haaland, el hombre más temido en el Dortmund, apenas apareció.

Solo una carrera ante Rúben Dias, desbordado por la potencia y la velocidad del ariete noruego, que se topó finalmente con la intervención providencial de Ederson. Sin embargo, cuando su equipo parecía ya derrotado se inventó una gran pase para Reus, que le metió emoción al duelo y la eliminatoria.

El pleito parecía ya aplazado para la vuelta con una igualada demasiado comprometida para los intereses del City, pero en esas Foden, el mejor junto a De Bruyne, le dio al líder de la Premier una victoria con la que afrontar con más confianza la vuelta en Dortmund, donde Guardiola se jugará la posibilidad de romper al fin el techo de los cuartos como técnico 'sky blue'.

A pesar de la natural tendencia del City a monopolizar el control del balón, el Dortmund salió repondón en este sentido, tratando de tocar en campo ajeno y advirtiendo de que el guion de la eliminatoria entre el líder de la Premier y el Mönchengladbach no se iba a repetir frente al otro Borussia. Bellingham fue el primero en llevar las hostilidades germanas un paso más allá. Recortó ante Walker en el área el joven centrocampista inglés y chutó con la zurda exigiendo la intervención de Ederson.

No terminaba de encontrar su habitual fluidez el City, que encontró la llave con un arma poco habitual en el libreto de Guardiola: la contra.

La perdió Emre Can en un pase arriesgado, robó De Bruyne, condujo y dio el pase para Foden, que desde la izquierda a su vez la envío larga cambiando el juego hacia la derecha, donde recibió Mahrez. El argelino solucionó lo que parecía una buena ocasión perdida y la puso atrás para que el propio De Bruyne, alfa y omega de la acción, rubricase el gol. No había sido para nada mala la puesta en escena del Dortmund, pero bastó un error para que un equipo temible como el City lo penalizase al máximo.

El conjunto alemán no se vino abajo y reaccionó a través de un buen pase de Guerreiro al que Reus llegó tarde, mientras Haaland comenzaba a desesperarse sin la participación deseada por un devorador como el noruego. Los males del Dortmund pudieron incrementarse en otra acción muy discutible de Can. El alemán de origen turco levantó la pierna hacia atrás en el área y pudo golpear a Rodri, aunque el rumano Hategan interpretó que no llegó a haber contacto tras revisar la acción en el monitor tras el aviso desde el VAR.

No fue la única acción polémica de la primera parte, pues Bellingham llegó a un balón dividido ante Ederson, que había controlado mal y se disponía a volear. Se la llevó el jugador 'borussier' hacia la puerta vacía del conjunto inglés, pero el árbitro entendió que tras cometer falta sobre el guardameta. Lo cierto, es que a pesar del susto el City alcanzó el descanso en ventaja y con otra gran noticia: ni rastro del temido Haaland.

Revoluciones bajas

Algo cambió en el descanso, pues el máximo goleador de la Champions tardó apenas dos minutos de la segunda parte en generar su primera ocasión del partido. Un balón en largo lo peleó el nórdico con Rúben Dias. El central portugués por los suelos ante la enorme potencia del delantero, que mano a mano y con la zurda se topó con Ederson. Fue la más clara de un Dortmund sin complejos.

El City trató de frenar la reacción del adversario como mejor sabe, durmiendo el partido mediante largas posesiones. Ya dueño del partido, Foden tuvo el 2-0 tras una gran acción de De Buyne por el flanco derecho, pero se topó con Hitz. Con las revoluciones muy bajas, el partido fue diluyéndose. Todas las jugadas de peligro fueron ya locales y De Bruyne y Foden, los dos mejores en la escuadra 'citizen' lo probaron con sendos remates, aunque desviado y atajado por Hitz, respectivamente.

Todo parecía ya bajo el férreo control local, pero en esas apareció Haaland para asistir al veterano Reus, que no perdonó para acentuar el vértigo del City a las puertas de las semifinales. La igualada parecía ya inevitable, pero al virtual campeón de la Premier le restaba la última bala en la recámara, la de un tanto 'in extremis' de Foden que deja la eliminatoria abierta pero al menos permite a los pupilos de Guardiola golpear primero.

Ficha técnica

Manchester City: Ederson, Kyle Walker, Stones, Rúben Dias, Cancelo, Rodri, Gündogan, Mahrez, De Bruyne, Foden y Bernardo Silva (Gabriel Jesus, min. 58).

Borussia Dortmund: Hitz, Morey (Meunier, min. 81), Akanji, Hummels, Guerreiro, Bellingham, Emre Can, Dahoud (Delaney, min. 81), Knauff (Reyna, min. 63), Haaland y Reus.

Goles: 1-0: min. 19, De Bruyne. 1-1: min. 84, Reus. 2-1: min. 90, Foden.

Arbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía). Amonestó a Emre Can y Bellingham, del Dortmund.

Incidencias: Partido de ida de cuartos de final de la Champions disputado en el Etihad Stadium a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El City de Guardiola duda pero golpea primero (2-1)