El VAR rebobina, más pitos a Bale, y Fede se confirma

El charrúa se gana la confianza de Zidane, el Bernabeu no perdona al galés y la tecnología deja una jugada para la polémica en el empate entre Real Madrid y PSG (2-2)


Cada vez que Bale toca el balón, el Bernabeu silba. El galés suplió a Hazard, lesionado, y el respetable volvió a dejar patente que no hay perdón. Zidane intenta reinsertarlo, tras su escena de la bandera, pero el madridismo no lo absuelve. Ni pena que justifique el perdón, ni perdón que rebobinar.

El que rebobinó, en una escena particular, fue el VAR. El trencilla luso Artur Dias cobró penalti y expulsión de Courtois por derribo a Icardi. La sala de pantallas reclamó. Y, cuando semejaba que lo revisable era la estricta tarjeta roja al belga, el colegiado señala una falta previa, en el inicio de la jugada, de Idrissa Gana-Gueye sobre Marcelo. Una infracción sobre la línea medular que, a medio metro, no había considerado punible.

Marcelo elucubraba hace solo unos días quién de sus dos compatriotas -si Vinicius o Rodrygo- acabaría encumbrado como mejor rookie de la Castellana. De Rodrygo se barajó el morbo de su pulso con Neymar. Y ese duelo de prestaciones fue literatura de banqueta. Hubo que esperar al segundo acto para verlos a ambos. Nada memorable.

A Vinicius, ausente de cuatro de las últimas ocho convocatorias, no parece haberle llegado el gol ante Osasuna -con llanto incluido- para conmover a Zidane. «Dedujeron que lloró por la presión que supone jugar en el Real Madrid, por no estar marcando goles... pero es imposible saber lo que piensa. No es la primera vez que llora y no será la última», le dedicó Marcelo. Zidane prefirió perdonar la provocación de Bale que la inocencia de Vinicius.

Volvió a emerger Valverde. «El Pajarito» sobrevoló la acción del primer gol, y se ha vuelto indispensable para Zidane. Quizá el novato del año en Concha Espina no sea brasileño. El Bernabeu le dedicó, en su relevo, la mayor ovación de la noche. Se fue con el 2-0 para dejar su plaza a Modric. Bale remató al poste, en tiempo de descuento, otro intento de penitencia.

Sarabia frustra una noche brillante del Real Madrid

Óscar Bellot

El PSG araña un empate del Bernabéu y empaña la buena actuación de los blancos, clasificados para octavos gracias al pinchazo del Brujas

Sin Valverde sobre el césped en el tramo final, el Real Madrid se cayó y cedió un empate ante el PSG difícil de prever tras lo que hasta entonces era un partido impecable de los blancos. Pecó de confianza Zinedine Zidane al retirar al uruguayo para dar entrada a Modric y lo aprovechó el conjunto parisino, que con goles de Mbappé y Sarabia aseguró el primer puesto del Grupo A, emborronando lo que había sido una gran actuación del equipo de Chamartín, que pudo incluso perder pero estuvo también a un tris de ganar de no toparse Bale con el palo en la ejecución de una falta sobre la bocina que hubiese borrado de un plumazo el enfado de la parroquia merengue con el '11'.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El VAR rebobina, más pitos a Bale, y Fede se confirma