Zidane se la juega en Estambul

El Real Madrid acude a Turquía obligado a dar un golpe de autoridad


colpisa

Se trata solo de la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions en un martes otoñal, a siete meses vista de los momentos cumbre, pero para el Real Madrid y su técnico, Zinedine Zidane, la visita al siempre caldeado Türk Telecom del Galatasaray es como una final (21 horas, Movistar Liga de Campeones). No tienen los merengues derecho a fallo si quieren mantener intactas sus aspiraciones de acceder a los primeros cruces, un trámite desde el nacimiento de la moderna Liga de Campeones en 1992. Necesita el monstruo de las 13 Copas de Europa dar un golpe de autoridad en el crisol de culturas de Estambul para alejar el fantasma de la Liga Europa, torneo que supondría una humillación histórica.

Con solo un empate en dos jornadas, el equipo merengue es sorprendente colista de un grupo A que lidera el PSG con seis puntos, seguido del Brujas con dos y del campeón turco, que también arañó un empate ante los belgas pero presenta mejor balance anotador que los españoles. Por ello, el doble enfrentamiento contra el Galatasaray, que visitará el Santiago Bernabéu el 6 de noviembre, se anuncia como una apuesta a todo o nada. «Sabemos lo que vamos a jugar, tenemos que hacer un partido para ganar porque no hay más remedio», reconoció Zidane tras la derrota ante el crecido Mallorca, un recién ascendido. Este resultado, unido al liderato logrado por el Barça, han reforzado las críticas que ya arreciaron tras la eliminación contra el Ajax en los octavos del pasado ejercicio. Escasa pegada, falta de contundencia defensiva y problemas de concentración agravan la sintomatología de un equipo que duda y sufre la descompensación de la plantilla por la falta de centrocampistas, pese a una inversión de 300 millones.

Zidane le hizo a Florentino Pérez el impagable favor de volver como el hijo pródigo el pasado marzo, envuelto en sus tres Champions, pero para el francés también se agota el crédito. En el contador de su presidente ya perdió puntos en verano por auspiciar las salidas de los canteranos Sergio Reguilón y Marcos Llorente e insistir, sin éxito, en su apuesta personal por Paul Pogba.

Si antaño las rotaciones masivas añadieron argumentos a los partidarios de Zizou por saber aprovechar la profundidad de su plantilla, aumentar la competencia interna entre sus jugadores y darles frescura, tanto cambio ha provocado un efecto bumerán. Se le acusa de no tener las ideas claras, de poca cintura táctica, de la nula aportación hasta ahora del delantero serbio Luka Jovic, de la no recuperación para la causa de Isco o de la involución sufrida por Vinicius, quien falla en la decisión final pero al menos no ceja en su empeño.

Instalado en una peligrosa montaña rusa desde el principio de curso, el rendimiento de este Madrid es una incógnita incluso con el regreso al once de figuras como Eden Hazard y Raphael Varane, que descansaron el fin de semana, y de Toni Kroos, una vez recuperado de sus molestias en el aductor izquierdo. Aún sin Luka Modric y sin Gareth Bale, un misterio al causar baja sin aparecer en el parte médico, se encomienda el mejor club del mundo al aura de Zidane, el carácter de Sergio Ramos y el liderazgo de Karim Benzema, cuarto mejor artillero en la historia de la Champions con 60 dianas. El galo acabó cojeando en Son Moix, fruto más de un golpe que de algún pinchazo o sobrecarga muscular. «Es un mes muy importante para nosotros porque viene la Champions y vamos a tener tres partidos muy difíciles, pero estamos listos para jugarlos», ha enfatizado el mejor artillero del equipo blanco en este inicio de temporada, con seis dianas. A priori, el Galatasaray es muy inferior, hasta el punto de que marcha quinto en el campeonato local, tras sufrir el viernes para vencer al Sivasspor (3-2). El choque supone una nueva oportunidad para que el ariete colombiano Radamel Falcao alcance un nivel acorde con su palmarés. El cafetero está lastrado por unas molestias en el tendón de Aquiles, según reconoció su técnico, el veterano Fatih Terim, tras el último duelo liguero.

Alineaciones probables

Galatasaray: Muslera, Luyindama, Donk, Marcao Teixeira, Mariano, N’Zonzi, Seri, Nagamoto, Belhanda, Babel, Andone.

Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro, Valverde, Kroos, Hazard, James, Benzema.

Ramos: «Sería muy fácil acabar con todo diciendo que Zidane va a seguir hasta final y se evitarían especulaciones»

La Voz

El capitán del Real Madrid mandó un mensaje a los que piden el regreso de José Mourinho, denunciando que hay una «varita de medir distinta» para entrenadores

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, pidió «respeto» a la figura del técnico que dio tres Champions consecutivas, Zinedine Zidane, y tras asegurar que añora que alguien refuerce su figura con un mensaje en público, mandó un mensaje a los que piden el regreso de José Mourinho, denunciando que hay una «varita de medir distinta» para entrenadores.

Ramos saco la cara por su entrenador y realizó una defensa a ultranza de Zidane. «Todo el mundo sabe que el vestuario está a muerte con Zizou. Pase lo que pase en los últimos resultados y el futuro, hay un equipo unido que confía en el entrenador así como él en los jugadores. Nos habría gustado que los resultados fuesen otros pero el Madrid siempre vuelve y hay que hacerlo unidos», dijo en Estambul, en la rueda de prensa previa al partido frente al Galatasaray.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Zidane se la juega en Estambul