Joao Félix despeja la maldición del Atlético de Madrid en el este

El portugués desatascó un partido contra el Lokomotiv que encarriló Thomas y que aseguró Oblak para sumar al fin la victoria al otro lado del antiguo Telón de Acero


Colpisa

Joao Félix ya da victorias. El Atlético ganó en Moscú al Lokomotiv con un gol del joven talento portugués y otro de Thomas y, de paso, despejó lo que amenazaba con convertirse en una especie de maldición al otro lado de lo que en su día fue el Telón de Acero, donde en los últimos años el equipo rojiblanco había pinchado en la fase de grupos de la Champions ante el Zenit de San Petersburgo, el Astana o el Qarabag.

Simeone mostró sus cartas desde el mismo once inicial, con el esperado tridente formado por Joao Félix, Morata y Diego Costa en escena por vez primera. El empate de la primera jornada ante la Juventus en el Metropolitano y la victoria del Lokomotiv en su visita al Bayer Leverkusen obligaba al Atlético a salir airoso de Moscú y el equipo ruso, con nombres conocidos como Corluka, Howedes o Krychowiak, esperó en campo propio ya desde el inicio ante las acometidas colchoneras, con sendos cabezazos de Giménez, un mano a mano de Morata ante Guilherme invalidado por fuera de juego y especialmente con un remate bajo palos, a bocajarro y sin portero, que inexplicablemente Diego Costa envió fuera.

Demasiado perdón ante un equipo ruso que vive cómodo cuando está replegado y que a medida que avanzaba la primera parte fue tomando oxígeno y pisando zonas del campo comprometidas para el Atlético a través de Krychowiak, Zhemaletdínov o Smólov. El tedio en el que amenazaba con convertirse el partido lo rompió Thomas con un enorme pase en profundidad para Koke, que a su vez cedió de tacón para el remate de Morata, desviado en última instancia por Guilherme. Al menos una cucharada de caviar que llevarse a la boca antes del descanso.

El equipo ferroviario parecía un hueso duro de roer, pero Joao Félix regresó de vestuarios dispuesto a desatascar el partido. Dicho y hecho. Gol del portugués para adelantar al Atlético y poner el partido cuesta abajo. Apenas unos minutos después, nuevo detalle del ex del Benfica con un enorme pase para Costa, que a su vez sirvió en bandeja de plata el gol a Thomas.

Partido resuelto, más aún si Oblak está ahí, como siempre, para evitar hasta en dos ocasiones el 1-2 de Krychowiak.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Joao Félix despeja la maldición del Atlético de Madrid en el este