El Barça no se fía del United de los milagros

La Voz

CHAMPIONS

ANDREW YATES| REUTERS

El equipo de Valverde intentará hacer bueno el 0-1 de la ida en Old Trafford para entrar por fin en semifinales tras tres años cayendo en cuartos

16 abr 2019 . Actualizado a las 09:15 h.

Desde que ganó el título en la temporada 2014-15, el Barça no aparece en una semifinal de la Liga de Campeones. Llega el día señalado para superar de una vez ese maldito listón de los cuartos de final, infranqueable en las tres últimas ediciones ante Atlético, Juventus y Roma. Esta vez, a diferencia de los tres precedentes, el equipo azulgrana ya ha marcado fuera en la ida de los cuartos de final, además sin encajar, un buen principio, aunque el tanto llegara en un cabezazo de Luis Suárez que desvió Shaw hacia su propia portería en Old Trafford (0-1). Y además, sin encajar, otra 'rareza' vistas aquellas debacles fuera de casa. Pero el trabajo no está acabado porque al Manchester United, como dijo un ex 'diablo rojo' como Gerard Piqué, «hay que rematarlo porque tiene muchas vidas».

Ernesto Valverde y sus jugadores están avisados por lo que le pasó al PSG en octavos tras un resultado más favorable todavía que el del Barça en Old Trafford (0-2). Con un 32 por ciento de posesión y un cien por cien de efectividad en ocasiones aprovechadas, el equipo de Ole Gunnar Solskjaer se impuso 1-3 en el Parque de los Príncipes, una remontada paranormal porque el conjunto francés perdonó numerosas ocasiones, porque Buffon y sus defensas regalaron dos goles de chiste y porque el tercero, en el tiempo añadido, llegó gracias a un penalti por unas manos raras que vio el VAR y no el árbitro.

Fue un milagro, normalmente irrepetible si no fuese el Manchester United, que ya ha escrito páginas absolutamente increíbles en su historia, la más recordada precisamente en el Camp Nou y con Solskjaer, entonces delantero imprevisible, como protagonista. El 26 de mayo de 1999, en la final de la Liga de Campeones ante el Bayern, el hoy entrenador entró en el minuto 81 con 1-0 en contra y el equipo alemán celebrando ya el título, haciendo los cambios a modo de homenaje de Matthaus y Basler, con todo controlado y Scholl estrellando un balón en el larguero, todo más cerca del 0-2 que del 1-1. Pero en el 91 empató Sheringham y en el 93 Solskjaer dio la vuelta al marcador. Fueron dos tantos que llegaron de la nada, tras dos córners sacados por Beckham, líos en el área y remates en boca de gol. El 26 de mayo se cumplirán 20 años. Que tras la destitución de José Mourinho vuelva Solskjaer al Camp Nou tan cerca del aniversario no acaba de convencer a los pesimistas.