Las diferencias entre el VAR de la Champions y el de la Liga

El videoarbitraje se estrena en la máxima competición Europea

Colpisa

«Si hubiese tenido VAR, ninguno de los tres errores más graves de mi carrera hubiera sucedido». La frase es una confesión de Roberto Rosetti, jefe de los árbitros de la UEFA, que convenció a los colegiados más reacios al videoarbitraje en Italia con un ejercicio: analizar los tres fallos más importantes de cada uno de los 20 árbitros con el VAR. El 96% de ellos se hubiesen solucionado con apenas una consulta de 68 segundos. «La precisión es mucho más importante que la velocidad. El tiempo no debe condicionar al árbitro», recuerda.

Esa filosofía llega ahora a Europa y pese a que estaba previsto su debut para la próxima temporada, el VAR aterriza en la Champions antes de tiempo. Las situaciones en las que se usará serán las mismas que en España (goles, incidentes en el área de penalti, rojas y errores de identidad), pero existen algunas diferencias respecto a las normas del arbitraje doméstico.

La tecnología

Automatizar el fuera de juego. La UEFA, a diferencia del arbitraje español que solo dispone de tecnología en 2D, cuenta con la última tecnología en 3D para las decisiones que considera de facto no interpretables, como por ejemplo fueras de juego y situar faltas dentro o fuera del área. La repetición en el campo no sería necesaria, pero siempre es el árbitro el que toma la decisión final. De hecho, el gesto de fuera de juego cambia y ahora se señalará con una mano en alto y la otra en el oído. Los espectadores serán informados en las pantallas del estadio de lo que decide el colegiado.

La ubicación

El VAR, siempre en el campo. A diferencia de la Liga española, en la Liga de Campeones la sala de control donde estará el VAR, los asistentes y los operadores de vídeo, estará ubicada en el estadio y también estará un gestor de calidad de la UEFA, que enviará información sobre las revisiones a las canales de televisión.

Más poder al árbitro

Adiós a los asistentes de área. La irrupción del VAR tendrá efectos inmediatos sobre el número de arbitros presentes sobre el césped. La tecnología supondrá la desaparición de los asistentes de área, una figura polémica que apenas ha durado nueve temporadas. Ahora será el VAR el que podrá pedir al colegiado principal que realice una revisión en el campo y la decisión final solamente podrá ser tomada por el colegiado. Bajo su criterio estarán las decisiones más controvertidas y sujetas a interpretación: empujones y manos dentro del área. «El VAR debe intervenir cuando hay una evidencia de un falta deliberada dentro del área o una mano. El movimiento, la distancia y la posición del brazo o la mano se toman en consideración por parte del equipo del VAR para juzgar si el contacto es punible, y el árbitro deberá realizar una revisión en el césped».

Más rigurosidad

Se castigarán las protestas. No se quiere reducir la autoridad del árbitro, se busca protegerle y por eso aquellos jugadores que hagan el gesto de la pantalla pidiendo el videoarbitraje serán amonestados con amarilla, sanción que también recibirán aquellos que se acerquen al árbitro cuando esté revisando una jugada. El árbitro VAR también avisará si ve un gesto racista (no insultos verbales) y podría expulsar al infractor. En principio la UEFA desea que los equipos arbitrales sean afines y de la misma nacionalidad, aunque no será fácil ya que algunos árbitros que estuvieron en el Mundial no participan en una competición nacional que se usa el VAR.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las diferencias entre el VAR de la Champions y el de la Liga