El Real Madrid se refugia en su esplendor europeo

Afronta al CSKA en el Luzhnikí, de mal recuerdo para los internacionales españoles, con el objetivo de recuperar sensaciones en su competición fetiche


Sumido en una montaña rusa por su mezcla de claroscuros, el Real Madrid visita al CSKA en el Luzhnikí, de ingrato recuerdo para los internacionales españoles, en la segunda jornada del Grupo G de la Liga de Campeones con el objetivo de recuperar sensaciones ante un rival teóricamente asequible en su torneo fetiche. Líder a raíz de su goleada a la Roma en el mejor partido de los pupilos de Julen Lopetegui, el campeón de Europa, al que las dolencias de varios titulares obligarán a tirar de fondo de armario, precisa volver a ponerse el frac de sus mejores noches, aquel que suele reservar para sus citas en la máxima competición continental, a fin de devolver la ilusión a una afición que viró de la euforia a la inquietud en apenas una semana viendo cómo su equipo pasaba de avasallar al conjunto de Eusebio Di Francesco a ser sobrepasado por el Sevilla de Pablo Machín y no poder superar luego al Atlético en el derbi del pasado sábado.

Los blancos no pueden permitirse ni un despiste en un choque en el que necesitan reencontrarse con el gol tras dos encuentros de sequía que han puesto el foco sobre los delanteros, con Benzema de nuevo cuestionado y pitado, pero también en la dificultad para traducir el dominio en ocasiones, abriendo de paso el debate sobre qué esquema conviene a una escuadra que parece más cómoda con cuatro efectivos en la medular pese a haber iniciado la temporada abonada al tridente ofensivo. Una controversia que resolverá este martes la baja de Gareth Bale.

La ausencia del galés, cuyo percance en el abductor derecho no es nada serio pero que no viajó a Moscú, dejará seguramente paso a Dani Ceballos, rehabilitado por Lopetegui tras un año de penurias con Zinedine Zidane y al que su notable segunda parte contra el Atlético ha colocado en el primer plano. La calidad del utrerano le vendrá de perlas al Real Madrid frente a un CSKA que logró arrancar un empate ante el Viktoria Plzen en la primera jornada tras verse abajo 2-0 en el marcador en tierras checas y que podría tratar de emular la encerrona que le planteó la selección rusa a la española hace justo tres meses, cuando el combinado por entonces dirigido por Fernando Hierro se estrelló contra la muralla que dibujó Stanislav Cherchésov para acabar perdiendo en una tanda de penaltis en la que Igor Akinféev detuvo sendos lanzamientos a Koke y Aspas.

Con el veterano guardameta se reencontrarán este martes en el mismo escenario en que sufrió La Roja su escarnio Carvajal, Nacho y Asensio, toda vez que son bajas los otros dos internacionales blancos que pisaron aquel día el Luzhnikí: Isco, que sigue recuperándose de su operación de apendicitis, y Sergio Ramos, que se quedó en Madrid por descanso. Lo harán justo el día después de que el arquero, uno de los grandes referentes del CSKA, anunciase su retirada como internacional tras trece años en la portería de Rusia.

Defensa inédita

La jornada de asueto para el camero obligará a Lopetegui a hacer encaje de bolillos en una zaga en la que sigue sin poder contar con el lesionado Marcelo. Reguilón tendría su bautismo en el costado izquierdo si el vasco opta por situar a Nacho como acompañante en el eje de la retaguardia de Varane, que vuelve al estadio en el que se proclamó campeón del mundo con Francia y en el que el Madrid no ha ganado nunca, con un balance de tres derrotas y un empate en sus cuatro visitas. Otra opción sería alistar a Vallejo, pero el maño no ha disputado ni un minuto tras lesionarse en la gira por Estados Unidos. Todo apunta a que Keylor Navas volverá a la portería, pese a la exhibición de Courtois en el derbi.

Cuarto en la liga rusa pero invicto como local en sus cuatro duelos ante equipos españoles -el último saldado con empate a 1 ante el Real Madrid en los octavos de la Champions de la campaña 2011-2012-, el CSKA busca mejorar su rendimiento del curso pasado, cuando cerró como tercero la fase de grupos, cayendo ante el Arsenal en cuartos de la Europa League. Para ello, sacudido también por dificultades económicas, el equipo del Ejército ruso remodeló a fondo en verano una plantilla en la que sigue Alan Dzagóev tras una década en el club y en la que destaca la aportación del croata Nikola Vlasic, cedido por el Everton y autor del tanto en el descuento que supuso el empate ante el Viktoria Plzen. Las bajas y las dudas de su rival animan a su entrenador, Viktor Goncharenko: «Puede ser que, de todas formas, sea el momento ideal para jugar contra el Real Madrid».

- Alineaciones probables:

CSKA Moscú: Akinféev, Nababkin, Chernov, Becao, Mario Fernandes, Bijol, Akhmétov, Oblyakov, Dzagóev, Vlasic y Chálov.

Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón, Casemiro, Kroos, Modric, Ceballos, Marco Asensio y Benzema.

Arbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía).

Estadio: Luzhnikí.

Hora: 21:00 h.

TV: Movistar Liga de Campeones

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Real Madrid se refugia en su esplendor europeo