Diego Epifanio: «La cabeza tiene que estar preparada, no sé lo que pasará en Melilla»

DEPORTES

Los jugadores del Leyma Básquet Coruña, antes de viajar hacia Melilla
Los jugadores del Leyma Básquet Coruña, antes de viajar hacia Melilla Leyma Básquet Coruña

«Por primera vez, vas a comprar el pan y la gente habla del Básquet Coruña», dijo el entrenador del Leyma antes del partido del viernes, que le puede dar el ascenso a la ACB

09 may 2024 . Actualizado a las 13:02 h.

Apenas unos días antes de encarar el último encuentro de la fase regular de la LEB Oro, en el que puede certificar el ascenso a la ACB, el entrenador del Básquet Coruña, Diego Epifanio, se mostraba cauto ante la posibilidad de que los resultados no acompañen «y haya que seguir entrenando después del partido contra el Melilla» (viernes, 21.00 horas, LaLiga + y la TVG2).

Sin embargo, el técnico disoció el discurso emitido por él como cabeza visible de la plantilla y el relato que mantiene el entorno, con un tono más eufórico ante un momento histórico para el club coruñés.

«Nosotros estamos con nuestras rutinas, con el gimnasio, con la normalidad, pero entendemos el ruido que se ha generado fuera del vestuario», explicó. «Es bueno y normal que haya ruido. Por primera vez, vas a comprar el pan y la gente habla del Básquet Coruña, pero eso también tenemos que gestionarlo, porque cuando se ponga el balón en juego deberemos controlar nuestros nervios y nuestras decisiones», reflexionó.

Entre las situaciones que ha tenido que trabajar el Leyma está la participación de Olle Lundqvist, lesionado en un brazo en el último partido disputado. «Todos estamos haciendo lo máximo posible para que esté recuperado, pero es una cuestión de posibilidad y de dolor. Él es el primero que pone todo de su parte, junto a los fisioterapeutas y al preparador físico», relató.

Epifanio recordó que ya ha vivido en su carrera momentos parecidos al del partido del viernes, como cuando era entrenador ayudante en el Tizona y se jugó el ascenso con el Andorra, o la final dirigiendo al Breogán. «Esta vez es algo distinto porque el rival depende del resultado del Castelló, que si gana el Melilla no pude hacer nada», matizó antes de reiterar: «Hay muchos condicionantes, depende también de lo que haga el San Pablo y el Lleida. En ese sentido, nunca estuve en un partido importante con tantas posibilidades, pero tenemos que centrarnos en controlar lo que depende de nosotros».

«Tenemos que ser conscientes de que si ganamos, ya está. Y ganarle al Melilla es un reto difícil. Jugamos fuera de casa, es su último partido de la liga regular como local... hubiésemos preferido que esto se diese en el Palacio. No sé cómo será el ambiente en la grada, pero es una pena que sea en Melilla porque impide que nos acompañe un alto volumen de aficionados. Y su público quizás creerá que es mejor ver lo que hace el rival», afirmó. «Y tampoco nunca viví que al otro equipo le diese igual el resultado, por depender de terceros», añadió. «Sin embargo, cuando se habla de deportistas profesionales, no cabe duda de que querrán acabar bien la temporada. Cuando compites, siempre quieres ganar», aseguró, al tiempo que recordó: «Ellos les pusieron las cosas difíciles al Estudiantes en Madrid y ganaron en casa al Clavijo. Tienen una plantilla amplia, de trece jugadores, buenos y bien entrenados, que, por lo que sea, no han entrado en la dinámica de resultados positivos». «Tienen al máximo asistente (Alvarado) y reboteador (Varence) y a uno de los mejores anotadores (Van Dyke). Me preocupa el talento individual, de manera que defensivamente nos vamos a tener que exigir mucho, y estar concentrados», avanzó.

Diego Epifanio volvía a advertir una y otra vez que el ascenso no está matemáticamente garantizado hasta que no se juegue el partido y que podría suceder cualquier cosa. «Es una situación complicada de digerir. Puede ser mucha alegría o un golpe tremendo. La cabeza tiene que estar preparada, porque quizás el lunes tenemos que entrenarnos otra vez», dijo. «Es bueno que la gente y el entorno tengan euforia, pero tenemos que ser conscientes de que esto es deporte. Siempre que haya una opción de fastidiarte la vida, hay que estar preparado. Por eso hay que gestionar rutinas y trabajo. Si al final de la Liga regular no somos el mejor equipo posible, intentaremos serlo al final de la temporada», apuntó.

«La competición este año fue brutal. No sé lo que pasará. Hay equipos que han destacado, como el Betis (aunque cambió su idea tras el inicio de liga), el San Pablo, el Fuenlabrada o el propio Lleida, que lleva veintitrés jornadas de escándalo», desglosó. «Ha sido una liga muy chula, y también lo serán el play off y la Final Four», opinó.

«Es muy importante mantener nuestra rutina, controlar las emociones y no hacer tonterías»

Diego Epifanio transmitió que era plenamente consciente del peso del encuentro del viernes. «Llevamos mucho tiempo jugando el partido más importante de la historia del club: la Copa, ante el San Pablo, en Oviedo... y, ahora, otra vez. Lo bueno es que estuvimos preparándonos para ello. Pero hay que recordar que perdimos la Copa, y eso que nos preparamos bien y fuimos con buenas sensaciones», repasó el entrenador del Leyma.

«Claro que en el inicio de temporada firmaríamos esta situación: poder ascender incluso perdiendo, pero siempre hay condicionantes: la lesión de Lundqvist, jugar fuera de casa. Yo no hubiese apostado mucho por estar así cuando empezó la temporada, pero lo firmaríamos todos y seguro que cualquiera se cambiaría por nosotros», afirmó.

Epifanio es uno de los dos miembros del equipo, junto a Huskic, que ha ascendido a la ACB. «No sé si él habrá hablado con sus compañeros, pero yo no. Y hay más jugadores que han ganado títulos o que han disputado un partido importante con premio, aunque puede no ser suficiente», desgranó. «Por eso repito que es muy importante mantener las rutinas, no hacer tonterías, controlar las emociones y hacer nuestras cosas», añadió.

«El día del partido, me levantaré, desayunaré, iremos a entrenar, comeremos, descansaremos, veremos el vídeo con los jugadores e iremos al partido, como siempre», avanzó. «Tengo que estar lo más centrado posible por si necesitan mis jugadores, poder ayudarlos», argumentó.

«Disfrutar es fenomenal, pero teníamos un objetivo y el éxito cuesta mucho. El camino fue duro y gratificante. El nivel del grupo humano es bestial. El día a día fue muy bueno, tanto en lo personal como en lo profesional. Hemos hecho muchos esfuerzos personales. Y cuando acabe el partido hay que hacer lo que haya que hacer», afirmó.

«La afición fue la bomba»

Quiso Epifanio dedicar un tiempo a agradecer el apoyo de los aficionados. «Fue la bomba en la Liga regular. Dos llenos, muchos partidos por encima de las tres mil personas, más los desplazamientos. Eso merece una recompensa», arengó.

Dijo también Epi que no estarán pendientes de otros resultados mientras juegan contra el Melilla. «Nosotros, a nuestro partido. No creo que vayamos a correr más o menos en función de los resultados. Después del partido, a lo mejor sí tenemos que conectarnos, pero durante el choque tenemos que tener los cinco sentidos en el juego. En baloncesto, hay básicos que hay que cumplir, un cúmulo de nuestras cosas: normas defensivas, dónde queremos hacer hincapié, rebotes, anotaciones... Que nuestros errores no les permitan crecer a ellos», recomendó.

El Leyma desplazará a Melilla a toda la plantilla y el cuerpo técnico, a excepción de los tres jugadores del Xiria de Carballo, vinculado al club, que se entrenan con el primer equipo: Nahuel Peña, Valentín Carrizo y Santi Martínez. «Es una pena que no puedan ir debido a dónde se celebra el partido y la dificultad de organizar el desplazamiento, porque sería importante que estuviesen. Se ha hecho todo lo posible para ello, pero no pudo ser», concluyó.