La UCO investiga «sobrecostes» millonarios en viajes de la RFEF

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

Borja Sánchez Trillo | EFE

Nene tenía «vínculos personales» con un directivo de Globalia

04 abr 2024 . Actualizado a las 22:15 h.

Levantado el secreto del sumario del caso Brody el goteo de revelaciones sobre presuntas irregularidades que acorralan al expresidente de la RFEF, Luis Rubiales, es incesante. Según se detalla en un informe de la Guardia Civil, la unidad de Delincuencia Económica de la UCO ha detectado un sobrecoste de 5,7 millones de euros en los gastos de los viajes pagados por la federación entre el 2018 y el 2022.

«Las cantidades declaradas e imputadas entre Globalia y la RFEF difieren significativamente, siendo notoriamente inferiores las declaradas por el ente federativo», destaca ese expediente policial incluido en el sumario al que ha tenido acceso este medio. Globalia, fundada por el empresario español Juan José Hidalgo, disfrutó en exclusiva el contrato para gestionar los desplazamientos de la federación a cambio de 79,5 millones de euros que facturó a través de varias sociedades pertenecientes al grupo empresarial. Sin embargo, la Guardia Civil entiende que el importe declarado fue mucho menor, dado que la entidad presidida por Rubiales sostiene que los viajes en esos ejercicios representaron un gasto de 73,8 millones.

Un incremento injustificado

Tras su investigación, la UCO concluyó que «se observa en los pagos realizados por la RFEF a las empresas del holding Globalia un incremento sucesivo de los importes en los cinco años analizados, que comprenden desde la situación de pandemia de covid y el 2021, en el que la Supercopa de España se celebró en territorio nacional».

La Guardia Civil también destaca que la mayor parte de la facturación, en concreto 77,5 millones, se pagaron a Sekai Corporate Travel, antes denominada como Globalia Corporate. Esos sobrecostes provocaron de hecho desavenencias entre el director deportivo de la selección española, José Venancio López Hierro, y el director del departamento de viajes de la RFEF, Antonio Limones.

Un testigo clave

El origen para seguir este rastro lo obtuvo la Guardia Civil a partir de la declaración que realizó como testigo Abel Martín García, jefe de prensa de la selección española de fútbol sala, quien relató que la federación había incurrido en sobrecostes en los desplazamientos, estancia y manutención de la selección absoluta de fútbol sala masculino, femenino y sub-19 masculino.

La Guardia Civil da veracidad a esta declaración tras alertar de que los costes de los viajes eran superiores a los presupuestados por los hoteles y empresas, «principalmente en viajes internacionales, pero también en la concentración preparatoria del mundial de Lituania del 2021 en Jaén y Barcelona». Halcón Viajes, perteneciente a Globalia, también se encargó de la gestión de los desplazamientos y la estancia para la Supercopa de España en Arabia Saudí.

Se da la circunstancia de que el informe de la UCO incluye un apartado en el que se destaca el «vínculo personal» que existía entre uno de los directivos de Globalia, Javier Fernández, y el socio de Rubiales, Francisco Javier Martín, alias Nene. La UCO enfatiza la amistad que tenían con la inclusión de una foto del directivo de Globalia posando junto a Nene y su mujer. Además, Javier Fernández también es una figura clave porque es el yerno de Hidalgo, dueño de Globalia, y aparece como apoderado de la sociedad JJH Capital & Asset Management SL, que a su vez posee el 51,58 % de las acciones de Globalia Corporación.