Pablo Lijó: «Sancionarme con doce torneos fue la venganza por haberme quejado»

DEPORTES

El mejor gallego del World Padel Tour sufre un castigo inédito tras protagonizar un incidente en Argentina meses después de escribir una carta contra la organización

07 feb 2023 . Actualizado a las 21:03 h.

«Perdí los papeles e hice un gesto al público que no debía. Me equivoqué. Todo el mundo del pádel considera que esa acción es sancionable, que fue antideportiva. Pero, evidentemente, doce torneos sin competir no es un castigo proporcionado con lo que sucedió en un partido de primera ronda. Es la mayor sanción que se conoce en la historia del pádel. Lo que pasó en Argentina es la excusa para vengarse por haberme quejado en la carta que escribí», cuenta el ribeirense Pablo Lijó, el gallego mejor clasificado —ocupa el puesto 46— en el ránking mundial del pádel.

Noviembre del 2022. Buenos Aires Pádel Master. Lijó y su pareja, el granadino Javier Ruiz, se enfrentaron en primera ronda a los locales Valentino Libaak y Leo Augsburguer. Tras fallar una bola en el tie-break del último set, y haber sido increpado por un sector de los aficionados de La Rural, Lijó se llevó la mano a sus partes íntimas en un gesto hacia la grada. Tras el partido, el gallego escribió en sus redes sociales. «Al público... Estos chicos nos han ganado jugando dentro de la pista, y no hemos tenido ni un solo problema. No les hacía falta ensuciar así este partido. Igualmente, un profesional debería haber estado más tranquilo y no entrar en las provocaciones. Me disculpo por ello». El World Padel Tour anunció entonces una investigación y la intervención del Comité de Disciplina Deportiva. «Ya os he dicho que no os tengo miedo. No me vais a callar con esto», replicó Lijó antes de conocer la sanción.

Apenas un mes antes, en octubre, Pablo había escrito en Instagram un afilado y amplio texto en el que reprochaba a la organización del World Padel Tour el trato ofrecido a los deportistas, tras el conflicto abierto por la implantación de un circuito alternativo. «Ha aprovechado la desunión de todos nosotros para llevar al pádel por donde ha querido, ninguneando al jugador en varias ocasiones, ejerciendo de amo todopoderoso al que tenemos que servir como fieles esclavos», apuntó entonces. «A lo que Álex Corretja [adjunto a la presidencia del WPT desde julio del 2022] llama negociaciones, hasta este momento han sido imposiciones», añadía en el texto. «Fui el único que abrí la boca. Desde entonces, la situación ya estaba muy tensa conmigo. Su versión es que se me sanciona por el gesto y la realidad es que es una represalia por quejarme», mantiene.

«Es como si matara a alguien»

Lijó presentó recurso a la sanción que se le impuso, pero no fue atendido. «Ya me dijeron que no lo aceptan. Al final eran ellos mismos los que decidían. En los diez primeros días presenté alegaciones. Decidió una abogada que contrata el World Padel Tour. No lo consideraron y apelé, pero resolvió de nuevo la misma persona.

«Yo soy un tipo temperamental y había roto alguna pala o dado un pelotazo. Hasta ahora recibí siempre sanciones económicas, que iban en relación al premio que ganas en el torneo en el que cometes la infracción. Catalogan las sanciones con diferentes grados de menor a mayor gravedad y a lo que pasó en Argentina le dieron la más grave que existe. Es como si hubiera matado a alguien. Una de las cosas que había dicho en la carta era que se comportaban como amos y nos trataban como esclavos. Y lo que demuestran es que cuando el esclavo dice algo malo del amo llega la represalia», mantiene Lijó.

Ante un calendario incierto

Las empresas que gestionan el World Padel Tour y el Premier llevan semanas negociando un futuro en común, que podría suponer en este 2023 la elaboración de un calendario compatible que permita disputar ambos circuitos, para integrarlos en una gran competición el próximo año. Unas conversaciones ante las que también está expectante Pablo. «Que hablen es lo mejor que puede pasar. Ojalá haya un acuerdo, el calendario que propuso el WPT no le gusta a ningún jugador. Dependiendo de lo que suceda puede cambiar todo, pero ahora mismo lo oficial es que yo no puedo competir en ese circuito. Intentaré jugar todo lo que pueda en Premier. Para completar la temporada tengo de sobra», dice. Lijó tiene pendiente confirmar la pareja con la que competirá este año tras hacerlo con Javier Ruiz el pasado.