La crisis del Juventus tras el «caso plusvalías»: un proyecto deportivo que se tambalea y una fuerte caída en bolsa

Tomás Frutos EFE

DEPORTES

DPA vía Europa Press | EUROPAPRESS

En el 2022, el club italiano ha registrado las mayores pérdidas de su historia

27 ene 2023 . Actualizado a las 10:36 h.

La sanción de 15 puntos que recibió el Juventus por el caso Plusvalías —trama para cuadrar balances alterando los ingresos por traspasos— afecta también a la economía del club. En juego un mínimo de veinte millones. Sus acciones en bolsa cayeron casi un 12%. Los patrocinadores no quitan ojo. El proyecto deportivo a largo plazo se tambalea.

El pasado viernes, cuando el Tribunal Federal de Apelación de Italia aceptó parcialmente el recurso de la Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y se hizo pública y efectiva la sentencia de quitar quince puntos en la Serie A al Juventus, se desató un terremoto en Turín. En concreto en las oficinas de la nueva directiva del club blanquinegro tras la reciente dimisión de Andrea Agnelli y su junta.

Y es que la nueva cúpula tiene que lidiar con demasiados frentes abiertos. Para empezar con un club que ha registrado en el 2022 las mayores pérdidas de su historia tras la primera temporada en once años sin levantar un título: un total de 254.3 millones de euros; y, segundo, con la defensa de la entidad en el caso Plusvalías —por el que ha sido sancionada con 15 puntos— y la acusación de fraude fiscal que podría suponer nuevas sanciones deportivas y económicas, todo ello bajo el marco de la conocida como Investigación Prisma.

Décima con 23 puntos, la Juve está ahora a catorce de la cuarta posición que ocupa el Inter, la última plaza que asegura participar en Liga de Campeones y, con ella, todos los ingresos de la UEFA. La temporada de la 'Vecchia Signora' se ha convertido casi en un acto de fe.

¿Qué supone quedarse fuera de la Liga de Campeones?

La pasada campaña, el conjunto que dirige Massimiliano Allegri cayó en octavos de final ante el Villarreal. Hasta ese momento, sumando el ránking histórico, el coeficiente UEFA, los premios económicos de cada victoria o empate y la clasificación a octavos, la Juve había recaudado casi 80 millones de euros, que en caso de haber accedido a cuartos se hubieran convertido en casi 90 millones de euros.

Este año, los turineses, sumidos en una de las mayores crisis de juego y resultados de su historia, cayeron en fase de grupos y no sumaron tanto montante con en la pasada campaña, que se quedó en unos veinte millones de euros que ya supusieron una pérdida importante respecto al año pasado, pero que podrían quedarse en nada si el club no consigue entrar entre los siete primeros, al menos para competir en Liga Conferencia o Liga Europa.

Se tambalea el proyecto deportivo

Y es que no entrar en Liga de Campeones implica otra serie de problemas más allá de ese mínimo de veinte millones de euros. Son consecuencias por ahora menos tangibles pero igual de importantes para la sostenibilidad económica del club.

Para empezar, disminuirá su coeficiente UEFA y su ránking histórico, por lo que la próxima vez que vuelva a clasificarse —siempre teniendo en cuenta que no lo consiga esta temporada— lo hará percibiendo menos ingresos que hace unos años.

El no participar en competiciones entre semana implica que el estadio se rentabilice menos y que, por tanto, haya una caída de ingresos al no percibir el montante de las entradas y consumiciones que se hagan en la instalación deportiva.

Además, muchos jugadores de primer nivel, como el serbio Dusan Vlahovic o el italiano Federico Chiesa, ambos deseados por grandes clubes, podrían pensarse su continuidad en el club si no se disputan este tipo de competiciones.

Los patrocinadores no quitan ojo

En este sentido, los patrocinadores también podrían dar un paso atrás y ahondar en la escabechina económica de un Juventus sin competiciones europeas que ha aprovechado la década pasada de dominio absoluto para atraer los mejores contratos del calcio.

Los dos principales patrocinadores de la Juve son Adidas y Jeep. La marca deportiva renovó en el 2018 su acuerdo con la escuadra hasta el 2027 por 408 millones de euros, lo que supone 51 millones por temporada para las arcas juventinas.

El problema radica con la empresa automovilística, con la que mantienen una relación contractual desde el 2011-12, justo la temporada en la que comenzó el reinado blanquinegro en Italia. La última renovación de contrato, que supone 45 millones de euros por temporada para el Juventus, tiene fecha de caducidad en cuanto finalice la próxima campaña, la 2023-24, por lo que la Juve podría quedarse sin el sponsor emblema de su época dorada o, al menos, ver reducidos sus ingresos con un contrato firmado a la baja.

Caída en bolsa, la primera consecuencia visible

La primera consecuencia económica palpable de la sanción deportiva, sin embargo, se dio en la Bolsa de Milán. La Juve cotiza como empresa en el mercado de valores y tuvo problemas en el inicio de la presente semana. Según la tabla de valores, las acciones sufrieron una caída teórica de casi un 12% que finalmente se rebajó a un 10% en la apertura del lunes primera hora, con un precio por acción de 0.29 euros, el más bajo del año.

Con el paso de los días, el precio de las acciones ha ido recuperando su valor medio y, en estos momentos, se sitúa en 0.306 euros, un 0.07% por debajo de su valor medio antes de la sanción.

El remedio, en la Liga Europa

No ha terminado todo el proceso judicial relacionado con la Juve. De hecho, casi ni ha empezado. Falta la palabra del Colegio de Garantía Deportiva del Comité Olímpico Italiano, el tercer y último grado de la justicia deportiva italiana, órgano al que los bianconeri han recurrido la sanción.

Además, el próximo 27 de marzo dará comienzo la audiencia preliminar en el marco de la Investigación Prisma. En menos de dos meses, por tanto, seguirá el proceso judicial que la Fiscalía de Turín solicitó el pasado 1 de diciembre contra el ya expresidente Andrea Agnelli y toda la junta directiva del Juventus que dimitió a finales de noviembre por las ya mencionadas investigaciones fiscales sobre el club y que podría tener mayores consecuencias.

Sin embargo, aunque sea complicado, no todas las vías estarían agotadas para acceder a la Liga de Campeones y salvar la temporada. Teniendo en cuenta que entrar en los cuatro primeros se antoja prácticamente imposible, quedaría en la recámara la posibilidad de la Liga Europa, cuyo ganador se asegura una plaza directa en la fase de grupos de la próxima edición.