2-0 | Piqué se despide del Camp Nou como líder

Daniel Panero BARCELONA / COLPISA

DEPORTES

Gerard Piqué en su despedida del Camp Nou.
Gerard Piqué en su despedida del Camp Nou. Toni Albir | EFE

El Barça cumple en el homenaje y se impone al Almería en el último encuentro del central ante una afición azulgrana que le aclamó

05 nov 2022 . Actualizado a las 23:18 h.

Gerard Piqué disputó su último partido en el Camp Nou y lo hizo rayando a un gran nivel. El central se mostró sobrio, seguro con el balón en los pies, y se convirtió en uno de los principales artífices de que el Barcelona lograra un triunfo que le permite irse a dormir como líder del campeonato liguero. Los de Xavi se impusieron por 2-0 al Almería en un partido en el que dominaron y en el que lograron los tres puntos gracias a los tantos de Dembélé y Frenkie de Jong.

Era un día especial y se notaba y mucho en el ambiente. El Camp Nou, con más de 92.000 espectadores, al unísono coreaba el nombre de Piqué y el central, tan listo como siempre para este tipo de envites, sonreía en el túnel de vestuarios a la espera de que González Fuertes decretara que el show debía empezar. En ese pasillo se vio a un futbolista de 35 años emocionado ante la posibilidad de ingresar en un terreno de juego que conoce de palmo a palmo. Todos se paraban a saludarle y todos tenían una mirada cómplice ante un jugador convertido en leyenda después de 36 títulos y una trayectoria que a buen seguro sobrevolaba la cabeza de todos los asistentes.

Y es que Geri entró por última vez en el terreno de juego del Camp Nou acompañado de sus dos hijos y el recuerdo de sus hazañas era una constante. Pancartas con su famosa manita tras el 5-0 al eterno rival, fotos de aquella época en la que el Barça era el rey de Europa y su nombre por todas partes. Piqué estaba en el videomarcador, en una lona que poblaba el centro campo con la leyenda «Sempr3» e, incluso, en la espalda de los futbolistas que integraban el once que Xavi tenía diseñado para imponerse al Almería.

Ese homenaje continuó incluso con el partido en juego. El Camp Nou aplaudía cada acción del central y Xavi se afanaba para que esa fiesta no distrajera a un equipo que se jugaba nada más y nada menos que el liderato de la competición. El técnico de Tarrasa se sumó al ambiente, eso sí, poniendo a Piqué de titular en un once en el que también estaban Jordi Alba y Busquets y en el que Balde repitió como lateral diestro, Frenkie de Jong volvió a ser de la partida y Ferran Torres se confirmó como el tercer estilete del tridente ofensivo. El plan del Barça fue el habitual, con la presión adelantada, el juego de posición y el terreno de juego muy abierto gracias a los laterales en campo contrario.

La fórmula funcionó y a las primeras de cambio Lewandowski se encontró con un penalti que estrelló en la madera para doble decepción de un Camp Nou que quería a Piqué como lanzador. Fue la gran ocasión del Barça en una primera mitad en la que dominó al Almería, tuvo hasta cuatro ocasiones en los pies de Ferran Torres y un susto tras una pérdida de balón de Frenkie de Jong. El neerlandés le regaló el balón a Ramazani y el belga no pudo en el mano a mano contra Ter Stegen.

Picar piedra

Tras la reanudación, el Barça siguió picando piedra y encontró premio a través de Dembélé. El galo recibió un cambio de orientación, burló las dos marcas que tenía delante y definió abajo al palo largo, inapelable para Fernando. Esa diana fue una liberación para el Barça, que las había tenido de todos los colores. Xavi movió ficha con la entrada de Ansu Fati y el 10 generó la jugada del segundo con un remate que atajó el meta rival y que terminó en los pies de Frenkie de Jong para que fusilara a placer y sentenciara el encuentro.

Jugadores del Barcelona celebran el gol de Ousmane Dembelé en el partido contra el Almería
Jugadores del Barcelona celebran el gol de Ousmane Dembelé en el partido contra el Almería Toni Albir | EFE

Para entonces, el Camp Nou ya se perfilaba para la gran ovación de la noche. Xavi amagó retirando a Busquets y a Dembélé hasta que finalmente cumplió con el anhelo de los allí presentes. Corría el minuto 84 cuando el cuarto árbitro enseñó la tablilla y 92.000 personas se pusieron en pie. Piqué, visiblemente emocionado, abrazó a todos los jugadores del primer equipo, al cuerpo técnico y se rindió a una afición volcada con una de sus leyendas. Ahí terminó un partido homenaje que continuó a la conclusión con el tradicional manteo y una vuelta de honor acorde a la figura de uno de los mejores centrales de la historia del fútbol español. 

Ficha técnica:

Barcelona: Ter Stegen; Balde, Piqué (Christensen, min. 84), Marcos Alonso, Jordi Alba; Busquets (Gavi, min. 68), De Jong, Pedri, Dembélé (Raphinha, min. 68), Lewandowski y Ferran Torres (Ansu Fati, min. 61)

Almería: Fernando; Mendes, Kaiky (Babic, min. 46), Ely (Eguaras, min. 68), Chumi, Akieme; Robertone (Portillo, min. 78), Samu, Melero (Puigmal, min. 68); Baptistao (Sousa, min. 46) y Ramazani.

Goles: 1-0: min. 48, Dembélé. 2-0: min. 62, De Jong. Árbitro: Pablo González Fuertes. Amonestó a Kaiky, Ferran Torres y Dembélé.

Incidencias: Partido disputado en el Camp Nou ante 92.605 espectadores.

Geri, el central controvertido

P. Carballo

«Volveré». Gerard Piqué Bernabéu (Barcelona, 1987) se despide del Barcelona dejando entrever su intención de aspirar en un futuro al palco del Camp Nou. Criado en el barrio de Bonanova, y nieto del que fuera vicepresidente del Barça, Amador Bernabéu, Piqué se marcha, tras una evidente decadencia deportiva, como el quinto futbolista que más veces, 615, ha vestido la camiseta del Barcelona, con el que ha marcado 53 goles y ganado 30 títulos.

Gerard llegó al Barça con 10 años, hace ahora 25, y formó parte en La Masía de la encumbrada generación del 87, que compartió con Leo Messi y Cesc Fábregas. Del Barcelona se ausentó cuatro años, entre el 2004 y el 2008, para militar en el Manchester United de Alex Ferguson y jugar a préstamo en el Zaragoza. Guardiola lo reclamó cuando llegó al banquillo azulgrana.

Seguir leyendo