Mike Torres: «En el Pisuerga intentamos jugar con agresividad e intensidad»

DEPORTES

Iñaki Sola | Real Valladolid

El base del Real Valladolid, con pasado en el Leyma, recuerda su etapa en A Coruña y analiza el partido entre ambos conjuntos

04 nov 2022 . Actualizado a las 20:00 h.

Los caminos de Mike Torres (Barcelona, 1994) y el Leyma vuelven a cruzarse. Lo hacen casi seis años después de haber vestido la camiseta naranja. Desde entonces, las múltiples experiencias del jugador en diferentes países le han servido para madurar.

—No queda ningún compañero de su etapa en A Coruña, pero será un partido especial.

—Sí, jugar contra un exequipo siempre lo es. Y, en este caso, con el Leyma, más. Es cierto que fue una etapa dura. Era mi primer año en la LEB Oro y no contaba con muchos minutos… Fue un año de transición, de adaptarme a la liga. Era muy joven, tenía 22 años y lo recuerdo de forma positiva. De todo se saca algo, un aprendizaje. Tuve muy buenos compañeros que, a día de hoy, son amistades: Ferreiro, Jorge Sanz, Larry Abia, Chuku…

—En el apartado grupal alcanzaron el «play off».

—A nivel de baloncesto, viví cosas muy bonitas. Jugamos ese play off de ascenso a la ACB contra Manresa. Estuvimos ahí a punto de ganarlo, pero al final fueron ellos los que subieron. Además, tuve compañeros que venían de universidades americanas, de la ACB, que eran gente que yo pasé de ver en la televisión a tenerles de compañeros.

—LEB Oro, Liga Endesa, República Dominicana, Bélgica, México… ¿En qué ha cambiado desde que el público le vio en Riazor?

—Han pasado casi seis años [ríe]. Ha cambiado la madurez, tanto en la persona como en el jugador. He vivido mucho dentro de la cancha y fuera de ella. Han sido muchas experiencias y adaptaciones a diferentes sitios. Al final, influye en mí y en cómo soy hoy, pero la esencia sigue intacta. Tengo la misma ilusión por jugar y por disfrutar.

—En cuanto al partido… Ustedes se han hecho muy fuertes en casa, pero vienen de una derrota.

—Después de caer contra el Estudiantes, que nos duele porque íbamos con muchas ganas, se nos ofrece la oportunidad de otro gran partido para nosotros. Queremos seguir haciendo del Pisuerga un fortín, jugar con esa agresividad y esa intensidad que el equipo acostumbra en casa.

—¿Qué destacaría del Leyma?

—Tiene jugadores de mucho talento: Aleix Font, Barrueta, dos bases muy buenos, interiores muy físicos, el talento de Olle, la experiencia de Javi Vega… Es un equipo muy compensado. Tiene un juego interior y exterior muy potente.

—¿Qué tipo de Valladolid se verá?

—Nuestra filosofía es ser duros atrás y correr. Ser agresivos y valientes en ataque y arriesgar en tiros. Esa es nuestra esencia y, poco a poco, nos vamos sintiendo cómodos. Defender duro, intentar coger rebotes, robar la pelota… y salir corriendo. Básicamente intentar partir desde la defensa. Si defendemos bien, podremos sacar nuestro juego.

Real Valladolid-Leyma: un duelo entre candidatos al ascenso marcado por las rotaciones y el ritmo

Gustavo Aranzana

Tanto el Valladolid como el Leyma, que se enfrentarán entre sí el sábado (20.00 horas, LaLigaSportsTV) son dos buenos equipos muy bien trabajados. Es cierto que estamos en la sexta jornada y que a los grupos todavía les falta adquirir una personalidad y saber a lo que se juega. Quizás se han visto algunas situaciones de altibajos en el juego por parte de ambos. Irán corrigiendo estas irregularidades y, para mí, son dos candidatos para estar en la fase final del play off por el ascenso.

Desde luego, tienen muy buenos mimbres y muchas armas tácticas, porque hay dos entrenadores que conocen perfectamente el baloncesto y la categoría. Van a plantear muchos recursos. Los dos técnicos intentan otorgar a sus equipos personalidad, que estos sean reconocibles. La forma de dirigir de uno y otro son diferentes. Paco García es muy disciplinado, tiene mucho orden, le gusta muchísimo el trabajo defensivo, plantea multitud de trampas… Mientras que Diego Epifanio destaca por su juego combinativo y deja, quizá, un poco más de libertad. Pero los dos quieren dominar los tableros y el ritmo.

Seguir leyendo