Almudena Cid: «Viví una crisis al retirarme, sentí que no valía»

Europa Press MADRID

DEPORTES

Almudena Cid, en el estreno de la película «Los reglones torcidos de Dios»
Almudena Cid, en el estreno de la película «Los reglones torcidos de Dios» ZIPI ARAGON|ZIPI ARAGON | EFE

Criticó a la federación y pidió más autoestima a las deportistas

23 oct 2022 . Actualizado a las 22:17 h.

La exgimnasta española Almudena Cid confesó que en el deporte «la edad siempre te aprieta», aunque ella descubrió «las virtudes de la gimnasta experimentada» y sacó «amor propio» para obtener el máximo partido de la «madurez» sobre el tapiz, al mismo tiempo que reveló que no era una deportista «competitiva» y que vivió una «crisis de identidad» al retirarse.

«Empecé en la gimnasia porque en casa siempre lanzaba el cepillo del pelo y cogiéndolo, entonces mi madre decidió meterme en un gimnasio porque si no acabaría con la casa. Siempre he sido muy hábil con los aparatos, con mucha destreza con el cuerpo, además era muy flexible, y siempre he tenido claro que me gustaba», relató Cid.

No obstante, la exgimnasta nunca creyó que «sería internacional» y que «podría ser un referente» dentro de su deporte. «Demostré que la madurez y la experiencia son algo muy a favor para prolongar tu carrera y mostrar una gimnasia muy madura, que es la que gusta ver», destacó.

La de Vitoria completó una carrera de 21 años que finalizó en los Juegos de Pekín (2008), con su cuarta y última final olímpica. La española es la única gimnasta con cuatro finales en dicho evento deportivo, después de pasar épocas complicadas en su etapa más madura, en un deporte donde la juventud, solo a priori, es una ventaja. «A mí de pequeña no me costó iniciarme en la disciplina, sí me costó cuando sentí que era prescindible y otra podía ocupar mi sitio, una más joven, más ágil, más delgada, lo pasé mal. Pero empecé a descubrir las virtudes de la gimnasta experimentada. Sale un amor propio que no había antes y es muy bueno para la competición», explicó.

Cid insistió en que, aunque la inocencia de la infancia puede facilitar la obediencia en ese proceso de formación, si deseas ser gimnasta profesional, toda tu vida deber estar «al cien por cien para la gimnasia». Aunque es «importante» tener «momentos de oxígeno». «Yo tenía vacaciones activas, aprendí a descansar entrenando, porque una ya se empieza a conocer», recordó.

Para la exgimnasta, la expectativa del deportista «para con su deporte es muy importante». «Yo no es que no esperaba llegar a una medalla, es que sabía a lo que podía llegar», señaló, antes de asegurar que un deportista debe «ser consciente de por qué hace este deporte». «Entonces si tú no te pones en valor, no te pondrá nadie», manifestó.

En su caso particular, ella siempre sintió que «era una mierda», pero a los 21 años se dio cuenta de que su pensamiento «no cuadraba con la realidad». «Yo no era nada competitiva, yo quería cumplir con mi trabajo, sentirme orgullosa de mi trabajo. Sí que cuando me pasaba algo era como ‘esto no podrá conmigo'», profundizó.

Enfrentamientos

«Llegué a enfrentarme a la Real Federación Española de Gimnasia (RFEG) porque no querían que siguiera entrenando en el lugar donde trabajaba. Enfrentarme a jugarme mi trabajo en 90 segundos y fuera pelearte con una institución más fuerte que tú... Fue lo más complicado de gestionar. Después me pasó factura, por ese rechazo, abandono, nada giraba en torno a mí», relató respecto a un encontronazo con la RFEG, con la que no quiere «trabajar», ya que sabe «la realidad de las federaciones». «Si entrara, tendría que hacer una limpia maravillosa», criticó.

En esos Juegos del año 2008, fue la primera y última vez que besó el tapiz para dejar atrás una larga trayectoria a los 28 años, siendo la única gimnasta tan veterana en la élite. Tras anunciar su retirada, Cid sufrió «una crisis de identidad». «Pensaba: ‘¿Quién voy a ser sin la gimnasia?'», apuntó.

«Sientes que no vales para nada. Pasas una transición complicada hasta que te das cuenta de que mucho lo que has vivido como deportista lo puedes reciclar, yo lo hice como actriz. Me he dado cuenta que tenía mucho recorrido hecho. Sí hay una transición difícil, pero después de dar el paso encuentras todas tus fortalezas», agregó.