Enmanuel Reyes: «Ahora ganaré un dinero, pero no una cantidad exuberante»

DEPORTES

ANGEL MANSO

Debuta mañana en el boxeo profesional, pero mantiene el reto de luchar en París por la medalla olímpica que le «quitaron de las manos»

06 oct 2022 . Actualizado a las 19:16 h.

Defiende Chano Planas, el maestro que moldea a un guerrero nato en A Coruña, que Enmanuel Reyes Pla (La Habana, 1994) es distinto a los demás. «Lo normal para debutar en profesionales es buscar a un rival con récord negativo para conseguir una victoria fácil, pero ha querido un oponente duro, que ganó su única pelea, para avanzar más rápido en el ránking», explica sobre el combate que este viernes medirá a su pupilo con el moldavo Adrian Buhaniuc en el polideportivo del herculino Barrio das Flores, en una velada que arranca a las 20.30 horas. El cambio normativo que le permitirá aspirar a vengarse en los Juegos Olímpicos de París 2024 de la polémica derrota ante su excompatriota Julio La Cruz ha resultado decisivo para que el púgil salte al profesionalismo. Despreciado en Cuba, de donde huyó, y encarcelado en su travesía por Europa hacia España, El Profeta por fin librará sus peores guerras en el cuadrilátero. Cumplido el sueño, se centra en seguir luchando, como toda su vida.

—Su rival ya ha debutado y ganado como profesional. ¿Qué combate imagina?

—No lo he visto mucho. Sé que prácticamente también está empezando en profesionales, como yo, y ganó su combate. Imagino una buena pelea y solo pienso en hacer mi combate y obtener la victoria.

—¿Qué supone para usted el cambio a profesionales?

—Tampoco es una cosa a la que haya que dar mucho revuelo. El objetivo siguen siendo los Juegos Olímpicos. Estamos concentrados en eso y esto es parte de un proceso para empezar a caminar en el mundo profesional, ir consiguiendo un buen récord para después de París 2024 poder optar a un buen título. Cuando la Asociación Internacional de Boxeo (IBA) dio el permiso para competir en los Juegos nos decidimos a dar este paso porque este año no teníamos nada previsto y con esta pelea y, quizás, alguna otra ya puedo ir dando pasos para conseguir un buen ránking y tener aspiraciones en el boxeo profesional.

—Pasará de competir a tres asaltos a hacerlo a seis. ¿Necesitará una preparación más exhaustiva?

—Ya entrenaba a ocho, nueve o incluso diez asaltos después de competir, así que creo que el cambio no es tan brusco. Solo tendré que adaptarme a unos pequeños tips, pero tenemos que seguir haciendo las cosas bien, como hasta ahora, y el cambio no será tan brusco.

—¿Y a nivel económico mejorará mucho su situación?

—Se supone que algo mejorará, pero tampoco voy a ganar miles de euros ya. Empezaremos poco a poco y, según vaya avanzando y subiendo peldaños, ya veremos cómo avanza el nivel económico. Solo pienso en pelear y sí, ahora ganaré un dinero, pero tampoco será una cantidad muy exuberante como la gente puede pensar.

—¿Qué objetivos se marca?

—Estoy centrado en llegar a los Juegos de País, pero a nivel profesional también quiero avanzar y conseguir un título. La meta que me pongo a partir de ahora es seguir en la misma línea que hasta el momento como amateur, discutiendo todo lo que me venga, y conseguir un cinturón de campeón del mundo.

—Como dice, primero tiene una cuenta pendiente en los Juegos Olímpicos.

—Sí, vamos a ir a por esa medalla que nos quitaron de las manos. Este cambio no significa que ya no quiera eso. Claro que lo quiero. Mi salto al boxeo profesional también es parte de la preparación de la Olimpiada. Mi gran objetivo es ganar el oro.

—Huyó de Cuba y pasó por prisión, ¿qué significa para usted poder dedicarse ahora profesionalmente al deporte?

—Estoy superando barreras, voy cumpliendo las metas que me he propuesto. Es bueno. Es satisfactorio ver que el país al que he llegado me ha acogido y he sido capaz de aprovechar las oportunidades. Quiero seguir levantando la bandera española lo más alto posible en el boxeo. Me siento contento porque gracias a Dios estoy viendo la recompensa a todo lo que he pasado y luchado.

—¿Se siente más gallego y coruñés que cubano?

—Sí, eso desde el principio. Tengo la sangre cubana porque nací allí, eso no lo voy a negar nunca porque lo llevo en la sangre, pero el país que me ha dado la oportunidad de ser persona, de poder luchar por lo que quiero, ha sido España y A Coruña. Ahora soy español y coruñés hasta la muerte.

El boxeador Enmanuel Reyes, diploma tras perder con honor ante el cubano Julio César la Cruz

Pablo Gómez Cundíns

Julio César la Cruz ha vuelto a inmiscuirse en el camino de Enmanuel Reyes Pla. El boxeador que obligó a huir de Cuba al representante español y sufrir una odisea vital para asegurarse un futuro para él y su familia, le arrebató la medalla olímpica después de un combate en el que Reyes Pla (afincado en A Coruña) llevó la iniciativa e, incluso, envió a la lona a su rival en dos ocasiones.

Enmanuel Reyes cogió la batuta en el primer asalto contra el que fue campeón olímpico de semipesado en Río y atesora varios mundiales. La Cruz, incapaz de hacer valer su defensa, embarraba el combate asiéndose al español. Conectó más Pla en el primer capítulo, cortó la reacción de su oponente y supo zafarse cuando se vio contra las cuerdas. Sin embargo, los jueces entregaron el asalto al cubano.

Seguir leyendo