Nadal dejó boquiabierto a Ruud antes de comenzar la final de Roland Garros

La Voz

DEPORTES

Mientras ambos tenistas esperaban en la cámara de llamadas la salida a la pista Philippe Chartrier, la actitud que tomó cada uno fue muy diferente

07 jun 2022 . Actualizado a las 17:21 h.

Rafa Nadal y Casper Ruud esperaban en la «cámara de llamadas» para salir a la pista. Las imágenes, habituales en cualquier partido, se hicieron virales por la gran diferencia de actitud entre los dos jugadores. El tenista español aprovechó la espera para realizar pequeños ejercicios de activación con movimientos constantes y esprints cortos mientras el noruego le miraba inmóvil. La superioridad mental y física ya era patente antes de comenzar el partido.

Esa diferencia antes del partido fue patente después en la pista. Nadal consiguió su decimocuarto título de Roland Garros y engrandeció aun más su leyenda con su vigésimo segundo título de grand slam. El balear reconoció que la victoria en el Philippe Chartrier «Ha sido una victoria emotiva, inesperada también de algún modo. Estoy muy feliz. Han sido dos grandes semanas, desde el principio he ido mejorando día a día. Con las circunstancias en las que estoy jugando no quiero y no puedo seguir. Voy a seguir tratando de buscar una solución y una mejora a lo que sucede», dijo. El campeón en París, después de superar en tres sets a un Casper Ruud al que felicitó por sus valores y por su nivel, se abrió en rueda de prensa una vez terminado el torneo para hablar de su problema en el pie. «He sido capaz de jugar con infiltraciones en el nervio para dormir el pie. Es un gran riesgo. Juego sin dolor, pero también con cero sensación», explicó.

«Era necesario bloquear los nervios para que el pie quedara insensible. No puedo seguir así, tenemos que encontrar una solución. Haremos todo lo posible para intentar continuar. Hablamos con varios médicos, hay diferentes opciones. Vamos a probar un tratamiento la próxima semana. Si es posible, me encantaría continuar. No puedo seguir compitiendo con el pie dormido», añadió.

El de Manacor contó que el nuevo tratamiento será «una inyección de radiofrecuencia en el nervio». «Si no funciona será otra historia, y me preguntaré si soy capaz de hacer otras cosas como una importante operación que requiere mucho tiempo y no me garantiza volver bien», dijo. La victoria en París le permite subir un peldaño en la clasificación mundial de la ATP para situarse cuarto, mientras que el finalista, Casper Ruud, asciende dos y se coloca en la sexta plaza.