El análisis de Fernando Rey Tapias: Nadal, una hazaña contra la lógica

Fernando Rey Tapias

DEPORTES

Se sobrepuso a las condiciones previas al torneo más adversas para él por la falta de títulos en tierra y su dolor en el pie, en otra lección magistral

06 jun 2022 . Actualizado a las 17:32 h.

Después de los sobresaltos producidos por su lesión en el pie, que ponían en duda no solo su participación en Roland Garros, sino en qué condiciones lo afrontaría; después de un sorteo desfavorable en el que Djokovic, Zverev y Alcaraz iban por su lado del cuadro; después de haber superado los obstáculos de Aliassime, el propio Djokovic y Zverev para llegar a la final, Rafa se merecía un último partido tranquilo, ante un adversario como Casper Ruud. Un rival en franca progresión, que tenía al mallorquín como ídolo y formado en su propia escuela, pero, como argumentábamos en el análisis previo, carente hoy por hoy de un potencial capaz de incordiarle, y más si hablamos de lograrlo en la Philippe Chatrier, el escenario de los mejores e innumerables triunfos de Nadal.

Castigo al revés del noruego con bolas altas

El partido comenzó con un 2-0 para Rafa, que castigaba el revés del noruego, pero sorprendentemente, el mallorquín cometió dos dobles faltas seguidas y cometió un error no forzado que devolvieron el break a Casper.

El encuentro tenía el mismo guion: Nadal jugado con continuidad bolas altas sobre el revés de Ruud, que trataba de buscar su derecha, algo que logró en pocas ocasiones. A pesar de no meter primeros saques y dar la sensación de moverse con menos soltura que días anteriores y sin pegar con la misma potencia, el español llevaba el partido sin grandes agobios, y logró romper nuevamente el saque de Ruud para apuntarse el primer set por 6-3.