Un Real Madrid muy fiable se enfrenta a un Barcelona en construcción

Javier Lavandeira

DEPORTES

ALBERT GEA

12 ene 2022 . Actualizado a las 17:17 h.

Está claro que un Barcelona-Real Madrid no es un partido cualquiera, aunque la diferencia entre ambos, en este momento, es abismal. La necesidad de títulos, la necesidad que tienen los entrenadores de reivindicarse y de volver a sentirse grandes las instituciones, minimiza las grandes diferencias, que a priori, deberían observarse sobre el césped.

El Real Madrid de Ancelotti es un equipo con las ideas muy claras, un técnico con mucho sentido común, gran gestor del grupo y que, principalmente, pone a jugar a los buenos, sin darle muchas vueltas al dibujo táctico y sin mostrar excesivas modificaciones en lo que se refiere al modelo, sistema y variantes en el juego. Este contexto tan uniforme permite destacar a una plantilla muy experimentada, que tiene claro qué es lo que le pide su entrenador y qué es lo que tiene que hacer para plasmarlo.

Sin embargo, el Barcelona de Xavi Hernández se encuentra en un período constante de cambios, con jugadores jóvenes que están teniendo que asumir demasiado rápido la condición de líderes dentro y fuera del campo, que intentan jugar a algo que muchos llevan entrenando desde pequeños, pero que, de momento, con estas piezas, no logran hacer efectivo.