Rodri Veiga reconoce que al Compos le faltó balón en la segunda parte

Ignacio Javier Calvo Ríos
NASO CALVO SANTIAGO / LA VOZ

DEPORTES

MIGUEL VILLAR

«Nos adaptamos bastante bien a lo que el partido requería», señaló el técnico blanquiazul

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Compostela firmó su tercer empate consecutivo, tras igualar con Leganés B, Bergantiños y Arenteiro. En las últimas semanas viene sumando de uno en uno, algo que no le gusta a su entrenador. Rodri Veiga sabe que para estar arriba no es suficiente con no perder. Hay que ganar. El equipo tiene contabilizar en su casillero de tres en tres.

Si bien ante el Leganés B y el Bergantiños el once blanquiazul tuvo la victoria en la palma de la mano, frente al Arenteiro costó más arañar el empate. Pese a estas tres igualadas, el colectivo de la capital de gallega se mantiene en la zona alta de la tabla clasificatoria de la Segunda RFEF. Los datos son buenos, en algunos partidos las sensaciones también, pero falta matar los encuentros, jugar con la suficiente paciencia que permita llevarse el gato al agua.

Los blanquiazules llevan dos triunfos en seis jornadas. Suman cuatro empates. Todos ellos, tres a domicilio, con el mismo marcador (1-1). En los seis compromisos consumidos el Compos marcó siempre, pero solo pudo mantener su portería a cero en una ocasión (3-0 ante el Palencia Cristo Atlético). El arranque es bueno y poco a poco parece que se va asimilando el estilo que quiere implantar su nuevo técnico. Los blanquiazules encabezan con 10 puntos un grupo de cuatro equipos formado por Real Avilés (el otro cuadro que todavía no perdió en las seis jornadas de competición), Palencia y Salamanca. Por arriba, solo la Gimnástica Segoviana (11) y el líder Unión Adarve (13 puntos).