Rodri Veiga: «En esta liga perdí 5 kilos en 5 partidos»

DEPORTES

«El fútbol es una pasión, pero nada en el mundo se puede comparar con el amor de mis hijas», declara el técnico de la SD Compostela

11 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Rodri Veiga nació en O Barco, el 22 de junio de 1977. A los 6 años ya vivía en Santiago por el traslado laboral de sus padres. En el colegio Peleteiro se metió en casi todos los deportes, menos en fútbol. Jugó a hockey, balonmano, baloncesto y fútbol sala, además de practicar yudo. Sus padres, José Luis y Feli, le inculcaron a sus hijos la importancia de la práctica deportiva para un mayor crecimiento personal. A Rodri le encantaba el básquet. Incluso estuvo con la selección gallega sub-16. Pero su vida dio un vuelco inesperado. «El seleccionador me dijo que no tenía altura suficiente y que era mejor que me dedicase a otro deporte».

Entonces, con 17 años, se pasó al fútbol. Dos amigos que estudiaban con él le convencieron para disputar su primera temporada como juvenil en el Conxo. Un año allí y le fichó el Compos para acabar su etapa juvenil. Pasó al filial de Tercera División, con Changui, Gelucho, Rico, Luisito, Coira y Juan Cabrejo, con Suso Moure de entrenador. El presidente de la cantera, Antonio Murcia, apostó por él. El actual entrenador del Compos recuerda que «siempre se portó genial conmigo. Me ayudó mucho».

David Vidal le vio jugar un amistoso en Lalín y le subió al primer equipo, en donde estuvo cuatro temporadas. Se fue al Mirandés, regresó a Galicia y estuvo casi un año sin jugar. Se planteó dejarlo todo para acabar sus estudios de Empresariales: «Me quedaban cuatro asignaturas, las más duras, y tenía muy claro que la prioridad eran mis estudios». Volvió a calzarse las botas, pero ya como aficionado, para disfrutar del deporte rey en el Negreira. Montañeros, Cerceda y Ordes, para acabar de nuevo en el Negreira. La llamada de Yago Iglesias para ser su segundo en el banquillo del Compos le hizo adelantar su adiós futbolístico. Ahora, cinco veranos después, Rodri Veiga es quien manda en el vestuario blanquiazul.