La Ryder Cup y los números engañosos: ¿Es Estados Unidos favorito?

DEPORTES

Adam Hagy

Europa defiende la copa desde el viernes con un equipo otra vez en teoría inferior

21 sep 2021 . Actualizado a las 10:23 h.

Quizá la clave de la historia reciente de la Ryder Cup sea esa. Que el trabajo en equipo funciona mejor cuando no se reúnen en un mismo vestuario demasiados gigantes con sus egos. En ese caso, Estados Unidos estaría perdido en su intento de recuperar a partir del viernes el trofeo que le enfrenta con el combinado europeo, suspendido el pasado otoño por la pandemia. Porque el conjunto norteamericano cuenta con ocho de los diez primeros del ránking —lo nunca visto—, y diez de los 15 mejores. «Si lo piensas, sobre el papel, Estados Unidos es más fuerte que nosotros en la clasificación mundial. Si un ordenador fuera quien decidiese el resultado, está claro que ganarían ellos. Pero no lo determina un ordenador, hay muchos más aspectos a tener en cuenta…», razona Padraig Harrington, capitán del equipo europeo, cuatro veces campeón del duelo bianual como jugador.

El título que ganó en París en el 2018 lo defiende ahora Europa con un par de jugadores carismáticos que se crecen en la Ryder, como el español Sergio García y el inglés Ian Poulter, una superestrella como Jon Rahm, un fenómeno que busca y rebusca su vuelta a la primerísima línea como Rory Mcllroy y un grueso de jugadores de diferentes niveles. Solo Rahm figura entre los diez mejores del mundo en el ránking de la regularidad y tres de sus integrantes son debutantes. ¿Importa tanto?

Casi el doble de grandes

Estados Unidos ya se presentó en París con seis de los diez mejores del ránking. Más que en ninguna otra Ryder Cup. Y perdió. Miren por donde se miren los datos, sonríen al equipo americano. En su vestuario hay seis jugadores que coleccionan 13 grandes (cuatro de Koepka, tres de Spieth, dos de Dustin Johnson y Morikawa y uno de DeChambeau y Justin Thomas), por siete de los europeos (cuatro de McIlroy, y uno para García, Rahm y Lowry). Al mismo tiempo, el equipo norteamericano tampoco ha explotado el dominio estadístico que le dieron los últimos 25 años, con Tiger Woods, sobre todo y muy por encima del resto, pero también con Phil Mickelson como grandes dominadores del golf mundial.