Misano busca prolongar la fiesta italiana en motoGP

Borja González COLPISA

DEPORTES

DANILO DI GIOVANNI

El Mundial afronta la primera de las dos visitas previstas en el circuito Marco Simoncelli tras el triunfo de Pecco Bagnaia en Aragón y con los regresos de Franco Morbidelli y Andrea Dovizioso a la competición

16 sep 2021 . Actualizado a las 19:33 h.

El fin de semana del gran premio de San Marino llega con un claro acento italiano en motoGP. Sobre el papel, esta cita debería de haber sido la de la última aparición del astro Valentino Rossi en Italia sobre una motoGP, lo que generó altas expectativas (se agotaron las 25.000 entradas que se pusieron a la venta), aunque a mediados de agosto la Federación Internacional de Motociclismo hizo pública una modificación del calendario por la que se suspendía el gran premio de Malasia, que se sustituía por un segundo evento en Misano del 22 al 24 de octubre, la que ya sí que será la última oportunidad de ver a Rossi en acción.

Pese a esto, el de Tavullia (localidad a 13 kilómetros del circuito) volverá a ser uno de los centros de atención de un fin de semana con otros pilotos transalpinos como protagonistas. Por un lado, Franco Morbidelli, ganador de la primera de las dos carreras disputadas en el trazado adriático en el 2020, que no ha tomado parte en los últimos cinco grandes premios por una grave lesión de rodilla, y que regresa este viernes a la competición aunque vistiendo otros colores, y ascendido: el campeón de moto2 del 2017 corrió por última vez en Sachsenring como piloto del Petronas SRT, escudería satélite de Yamaha, y saldrá esta vez a pista como compañero del líder Fabio Quartararo en la estructura oficial, una de las consecuencias del 'affaire Maverick Viñales'. Otro de los efectos de este terremoto ponen sobre la mesa a otro protagonista italiano, Andrea Dovizioso.

El máximo rival de Marc Márquez en el 2017, el 2018 y el 2019 se quedó sin sitio en la parrilla para este año por sus desavenencias con Ducati, y después de no terminar de mover bien sus fichas, y tras un paso como piloto de pruebas de Aprilia que no fructificó en su salto a MotoGP con la moto italiana (ese sitio ha terminado siendo para Viñales), ha terminado ocupando el lugar de Morbidelli como compañero de Rossi con un contrato hasta final de esta campaña y que se alarga hasta que concluya la 2022, también por la necesidad del equipo B de Yamaha de contar con un italiano para su nuevo proyecto deportivo.