La controvertida exigencia de Bale sobre sus lesiones

DEPORTES

AFP7 vía Europa Press

Usa el derecho de los trabajadores para prohibir al Madrid dar sus partes, pero su interés público podría amparar desvelarlos

15 sep 2021 . Actualizado a las 10:03 h.

«Tuvo un problema en el entrenamiento y estará fuera algunos días». Esa es toda la información que el Real Madrid, en boca de su técnico, Carlo Ancelotti, ha ofrecido sobre la enésima ausencia de Gareth Bale, aquejado de una supuesta rotura muscular que ya le impidió jugar contra el Celta. El futbolista inició en octubre del 2019 una cruzada contra los partes médicos, amparándose en el derecho a la privacidad de los trabajadores recogida en la Ley 31/1995 sobre prevención de riesgos laborales.

En concreto, el artículo 22.4 de la citada norma recoge expresamente: «El acceso a la información médica del trabajador tiene que ser restringido al personal médico y a las autoridades sanitarias que lleven a cabo la vigilancia de la salud, sin que esta pueda facilitarse al empresario o a otras personas sin consentimiento expreso del trabajador». En ese derecho se ampara el galés, que apenas consintió desde entonces una tregua, en enero del 2020, cuando accedió a que el club blanco informase de la infección en el tracto respiratorio superior que le impedía viajar a la Supercopa de España disputada en Arabia Saudí.

«Esto tiene sentido en un trabajador anónimo, pero no en un futbolista de primera talla mundial. Los profesionales que se dedican al derecho laboral o a la protección de datos dirán que la ley es igual para todos y que la privacidad sobre las cuestiones sanitarias tienen una especial protección. Bajo mi perspectiva, Gareth Bale no es un trabajador normal. Tiene una relación laboral distinta, en la que incluso se condiciona su actividad durante su tiempo de ocio. La información sobre una lesión y su motivo es relevante y hay toda una industria alrededor del fútbol que así lo corrobora. Es indudable su interés público. Hay cesiones de derechos que la propia liga explota en los que es indispensable saber si un futbolista está o no disponible», reflexiona Rafael Alonso, experto en derecho deportivo.