0-3 | El Bayern le da un golpe de realidad al Barça

Daniel Panero

DEPORTES

ALBERT GEA

El conjunto bávaro fue muy superior y se impuso con suma facilidad por 0-3 gracias a un doblete de Lewandowski y un tanto de Muller

15 sep 2021 . Actualizado a las 19:14 h.

No fue la pesadilla de Lisboa, pero casi. El Barcelona cayó ante el Bayern de Múnich este martes por 0-3 con tantos de Müller y Lewandowski en dos ocasiones y evidenció que a día de hoy está muy lejos de la élite europea. Los culés son un equipo con buenos mimbres de cara al futuro, pero en construcción, mientras que los germanos son uno de los conjuntos más sólidos de Europa. La diferencia entre ambos no sirvió para rememorar el 2-8 de hace dos temporadas pero sí para dar un sonoro golpe de realidad al Barça.

Irreconocible. Así salió el Barcelona al terreno de juego del Camp Nou. Los de Koeman no solo lucieron su tercera equipación, sino que además dejaron de lado su estilo de posesión para adaptarse a la superioridad física del Bayern y actuar con tres centrales. Su técnico decidió ceder metros ante el empuje del equipo bávaro y optó por reducir espacios y fiar todo a lanzar contragolpes. El plan funcionó en los primeros minutos y los blaugranas lograron contener el empuje alemán gracias al orden táctico y a Ter Stegen, que salvó a los suyos después de un zapatazo de Leroy Sané.

El guion soñado por Koeman, no obstante, se fue viniendo abajo a medida que avanzaban los minutos y el rodillo del Bayern empezaba a coger velocidad. Kimmich, Goretzka y Musiala se hicieron con el centro del campo y el Barça empezó a embotellarse en su propio área hasta que el enésimo cántaro rompió la fuente. Muller probó fortuna desde la frontal del área, Eric García desvió el balón y engañó a Ter Stegen, batido hacia el otro costado. Los de Nagelsmann habían logrado romper el muro del Barcelona antes del descanso y ahora la pelota estaba en el tejado de Koeman ¿Seguir atrás o salir en busca del empate y dejar espacios? Tras la reanudación, el Barça trató de adelantar filas en busca del empate pero fue incapaz. La superioridad del Bayern era abrumadora en todas las facetas del juego. Upamecano era un mariscal en defensa, Kimmich jugaba a sus anchas y la sola presencia de Lewandowski hacía presagiar que lo peor estaba por llegar. Y así fue, el equipo de Nagelsmann continuó como una brisa fina colándose en la defensa del equipo de Koeman hasta que los Araujo, Eric García y compañía tenían agua por todas partes.