Hamilton y Verstappen, a tortas por el mundial de fórmula 1

José Luis Abadín

DEPORTES

MATTEO BAZZI

13 sep 2021 . Actualizado a las 18:40 h.

Cada vez queda menos para llegar al final de la temporada 2021 de fórmula 1. Por fin una temporada emocionante como las que teníamos con los antiguos V8, con dos equipos diferentes luchando por el campeonato. Lewis Hamilton y Max Verstappen. Ambos pelean punto a punto, uno por ser el piloto con más mundiales de la historia, y otro por su primer entorchado. Y lo están llevando al extremo. En Monza vimos cómo los dos no han querido ceder ni un milímetro más a su rival y acabaron ambos en la puzolana de la primera variante del rápido circuito italiano. En mi opinión es un lance de carrera, y en caso de sancionar, sancionaría a ambos, ya que los dos tienen culpa: Hamilton, dejando un poco más de espacio, hubiera podido rebasar a Max en aceleración hacia la segunda variante sin problema, y Max buscó un adelantamiento un tanto optimista, por lo que debería ser un lance de carrera. Otra polémica más, que se une a la anterior de Silverstone, donde colisionaron en la curva Copse, algo mucho más peligroso.

Este accidente en Monza fue a baja velocidad, en la curva más lenta del circuito, pero aún así vimos como la rueda trasera del Red Bull rozaba el casco de Hamilton, por lo que podemos volver a darle las gracias al Halo por salvar al inglés de alguna lesión más severa. Este dispositivo de seguridad lleva tres temporadas con nosotros y, aunque al principio levantó polémica, ya ha salvado a varios pilotos de heridas más graves, y a otros de la muerte, como el accidente en Baréin el año pasado de Grosjean, cuyas opciones de sobrevivir sin el halo hubieran disminuido mucho. La fórmula 1 siempre ha vivido con el riesgo, y aunque los monoplazas sean cada vez más seguros, siempre existirá ese riesgo. Y todos los pilotos son conscientes de ello. En los 60 y 70, tener un accidente era sinónimo de una herida de gravedad, y si tenemos hoy competiciones más seguras es en parte gracias a su sacrificio.

Todavía quedan carreras este año y los incidentes entre Max y Lewis creo que no se van a terminar, lamentablemente, ahí. Será bueno para la audiencia de las televisiones, y para aumentar el interés por el campeonato con una rivalidad de época, pero podría ser igual de interesante sin acabar siniestrando los coches en cada carrera.