Brasil y Argentina, una historia de desencuentros

Rodrigo Almonacid

DEPORTES

Sebastiao Moreira

A la eterna rivalidad entre ambas potencias del Cono Sur se sumaron las disputas de Pelé y Maradona, numerosas trifulcas y ese «agua bendita» de Bilardo que anestesió a Branco en el Mundial de Italia 90

06 sep 2021 . Actualizado a las 17:55 h.

El «agua bendita» de Branco, palabras cruzadas entre Pelé y Maradona, batallas campales... y ahora una orden de deportación ejecutada en pleno terreno de juego. Los partidos entre brasileños y argentinos, acérrimos rivales, suelen ser bastante más que fútbol. La última polémica entre dos países que se desvelan por el fútbol ocurrió este domingo en Sao Paulo, en el primer encuentro desde que la Albiceleste venció a la canarinha en la final de la Copa América 2021, disputada en el legendario Maracaná en julio.

El duelo entre el primero de los clasificatorios sudamericanos para el Mundial de Catar, el Brasil de Neymar, y el segundo, la Argentina de Messi, duró apenas seis minutos, el tiempo que transcurrió desde el pitido inicial hasta que un grupo de agentes sanitarios brasileños irrumpió en la cancha del estadio Neo Química Arena de Sao Paulo para deportar a cuatro jugadores argentinos acusados de violar el protocolo anticovid brasileño. Encabezados por su capitán, Messi, los albicelestes regresaron a los vestuarios y el superclásico se suspendió. «Hace tres días que estamos acá. Hubiesen venido el primer día y no así», se quejó el rosarino.

Aún no está claro si el partido se reprogramará o si la FIFA declarará un ganador. Antes que este, hubo muchos más episodios que forjaron esta eterna rivalidad. En primer término, el choque de octavos de final del Mundial de Italia 90, en el que la Albiceleste de Diego Maradona venció 1-0 a la 'Seleçao'. En aquel duelo el lateral brasileño Branco bebió agua de un recipiente ofrecido por el entonces utilero y masajista argentino Miguel Di Lorenzo. El zaguero afirmó que luego se sintió mareado y denunció que el agua podría haber tenido alguna sustancia, lo que fue negado por Di Lorenzo. Años después, en 2004, Maradona avivó la polémica al decir, en un programa televisivo y entre risas, que «alguien» le echó un somnífero al agua, lo que dejó «totalmente boleta (desorientado)» a Branco. El entrenador de la Albiceleste en esa Copa del Mundo, Carlos Bilardo, negó lo dicho por el fallecido '10'.