Támara Echegoyen: «Si los Juegos me deben una medalla, agradeceré si me la devuelven»

Paulo Alonso Lois
Paulo Alonso ENVIADO ESPECIAL A TOKIO

DEPORTES

Sailingshots by Maria Muiña

La actual campeona del mundo de 49er tiene clara la estrategia en Tokio: «Salir a ganar la medal race»

01 ago 2021 . Actualizado a las 07:37 h.

Támara Echegoyen (Pontevedra, 1984) puede convertirse este lunes (7.33) en la primera gallega con dos medallas olímpicas, porque ya fue oro en Londres 2012 con el Elliott 6m en formato match race y cuarta en Río 2016 en su clase actual. Su 49erFX, con la balear Paula Barceló como tripulante, afronta la regata definitiva, con valor doble, desde el cuarto puesto, a cuatro puntos del tercero, Alemania, y a siete tanto del segundo, Brasil, como del líder, Países Bajos. La remontada de la última regata del sábado le dio un subidón a la vigente campeona mundial de la clase, porque le devuelve todas las opciones de podio. En Río llegó colíder junto a otros tres barcos y terminó cuarta. 

—Están a un paso del final soñado.

—Sabíamos que iban a ser unos Juegos Olímpicos bastante duros y creo que hicimos un trabajo excepcional en los cuatro días de competición, incluso en el último, porque empezar con dos malos resultados y levantarlo dice mucho de nosotras. Los dos últimos días afrontamos un campo de regatas súper incómodo por la inestabilidad, y por eso hay tantos altos y bajos. Nos habría gustado tener un puesto mejor y llegar a la medal race dentro de las tres primeras, pero si te digo la verdad, al final tenemos muchísimas opciones de colgarnos un metal. Sin duda los barcos que tenemos por delante han hecho unos buenos resultados y se merecen estar ahí. Hay que darles la enhorabuena, pero Paula y yo tenemos que estar tranquilas y saber que hasta el final nunca se sabe. Vamos a recordar Río [su 49erFX llegó empatado con otros tres rivales y se quedó fuera del podio]. Pero este equipo ha dado muchísimo en el agua cada día, independientemente de lo que nos fue pasando. Tuvimos ciertos incidentes que nos hicieron ir atrás, pero aguantamos la presión, así que no pasa nada por tener un día más regular. Ahora lo que hay que hacer es salir con confianza y atacar ese podio que tanto deseamos.

—¿Qué le transmite su familia estos días desde Galicia?

—Son unos Juegos que estoy llevando bastante desconectada. Sí que estoy pendiente de mi madre y algunos amigos me escriben. Pero la competición es tan exigente y llego tan cansada al hotel que me tienen que perdonar, porque no tengo ni ganas.