Duelo de leyenda entre Alonso y Hamilton y podio de Sainz horas después por la descalificación de Vettel

David Sánchez de Castro COLPISA

DEPORTES

AFP7 vía Europa Press

El GP de Hungría quedó marcado por imágenes como el accidente múltiple del inicio, la resalida del británico solo en parrilla y la épica pelea entre los excompañeros

02 ago 2021 . Actualizado a las 07:56 h.

El Hungaroring dio un bofetón a quienes esperaban ver una carrera aburrida, que suele ser lo habitual en este circuito. La aparición de la lluvia unos instantes antes hizo crecer el espectáculo hasta proporciones míticas, hasta el punto de que esta cita ya está entre las más espectaculares (y esperpénticas) de los últimos tiempos en Fórmula 1.

En la salida, Valtteri Bottas ejerció de compañero perfecto para Lewis Hamilton, no por una buena salida, sino porque provocó un accidente múltiple llevándose por delante a Lando Norris, que a su vez embistió a Max Verstappen. El coche del neerlandés sobrevivió bastante maltrecho al choque, y aunque la carrera no se paró en primera instancia, el accidente entre Leclerc y Stroll acabó por obligar a la bandera roja.

Lewis Hamilton tenía una oportunidad de oro: la resalida, ya en seco, le permitiría afrontar con comodidad una nueva carrera hasta la victoria, pero en su equipo cometieron un error de los que cuestan títulos. Cuando hicieron la vuelta de formación para la segunda salida de carrera, todos los pilotos entraron en boxes para poner neumáticos de seco, dado que los intermedios ya no servían. Hamilton, en cambio, se quedó fuera e hizo la segunda arrancada en la parrilla él solo. Una de las imágenes del año.