La Eslovenia de Doncic condena a España a jugársela en cuartos con los EE.UU. de Kevin Durant

Pablo Penedo Vázquez
Pablo Penedo REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Fernando Bizerra

Los de Scariolo no lograron cerrar el partido en un tercer cuarto que dominaron de 12 y perdieron 87-95 en el cara o cruz final

01 ago 2021 . Actualizado a las 19:45 h.

España deberá partirse la cara con los EE.UU. mañana, desde las 6.40, en el peor escenario de cuartos de final masculinos de los Juegos. Los de Scariolo pagaron en el sorteo el peaje de su derrota, 87-95, en el duelo de titanes con Eslovenia por el primer puesto del Grupo C. El equipo balcánico acabó exprimiendo la magia de un Luka Doncic discreto en la anotación (12 puntos) pero desatado en todo lo demás en la segunda parte — 14 rebotes y 9 asistencias—, demostrando los de Sekulic ser mucho más que su estrella. El desenlace dio a Doncic ganador a los puntos en su duelo de líderes con, un otra vez, gran Ricky Rubio.

Fue un primer cuarto soñado para España. El campeón del mundo y la mejor defensa en Tokio frenaba en seco a la campeona de Europa y mejor ataque en los Juegos. La clave, cómo no, encontrar la tecla para anular al nuevo enfant terrible del baloncesto mundial. Una caja y uno, con un excelso Claver sobre Doncic, desactivó por completo a la estrella de los Mavericks, que acabó el primer acto desquiciado, encarándose con los árbitros con el peso de tres faltas y 4 paupérrimos puntos.

El juego coral de España y el éxito del plan defensivo de Scariolo sobre el 77 esloveno llevó al 19-13; justo después de que Ricky, brújula del equipo, le sacase la segunda falta a Doncic bajo el aro hispano. En poco más de nueve minutos de juego el esloveno veía la tercera, un calco de la segunda, solo que con Abrines como el espabilado bien plantado en el suelo frente a su penetración. Cancar se ocupó de rellenar el vacío anotador en las filas balcánicas —22 puntos, mejor registro del partido—. Primer asalto: 24-20.