Así es David Valero, el mecánico que consiguió ser bronce olímpico

Iván Antelo REDACCIÓN

DEPORTES

MATTHEW CHILDS

El ciclista, que trabajaba por las mañanas en un taller para poder entrenarse a continuación, llegó tarde al profesionalismo  y alcanza la gloria con casi 33 años

26 jul 2021 . Actualizado a las 20:05 h.

Era un niño tranquilo. alegre y terco. Muy humilde. Cuando a los diez años sus padres le regalaron una BH California, no se imaginaban que acababan de comenzar a forjar una medalla olímpica para España. La de bronce en Tokio. David Valero Serrano (Baza, 1988) cogió el relevo del gallego Jose Antonio Hermida, Pepiño Pistolas, y Carlos Coloma, su entrenador, demostrando que no hay nada imposible si se cree en uno mismo.

Valero llegó tarde al profesionalismo. No es uno de esos niños prodigios a los que alfombran su camina hacia la élite. Sus comienzos fueron difíciles. A él le gustaba la bicicleta de montaña; pero no podía vivir de ella. Trabajaba por las mañanas en un taller como mecánico y por las tardes salía a entrenar. Sin excusas por el cansancio, el frío o la lluvia. En eso dedicaba los días. No daban para más. Trabajar y entrenar. Como tantos anónimos. Su triunfo en el Open de España y un cuarto puesto en el campeonato nacional en el 2013 le cambiaron la vida. Ahí descubrió que podía dedicarse a su pasión. Ya tenía 25 años. Camino de los 26. Su carrera se coció a fuego lento.

El sucesor de Pepiño Pistolas

El ciclismo de montaña español comienza con José Antonio Hermida, Pepiño Pistolas; siguió con Carlos Coloma y ahora es David Valero el que coge el relevo. El gallego fue el precursor. Con su plata en Atenas 2004, sus cuatro Mundiales y sus tres Europeos. Él enseño que había una alternativa a la carretera y la pista. Y los jóvenes como Valero, que llegaron por detrás, lo aprovecharon.