La nueva Italia es la mejor de la Eurocopa

DEPORTES

LAURENCE GRIFFITHS

Los de Mancini se alzan en los penaltis con el título de campeones de un torneo en el que exhibieron un estilo atrevido al que Inglaterra solo supo responder en el primer tramo de la final

12 jul 2021 . Actualizado a las 09:00 h.

Gloria a la nueva azzurra, la que desterró ante toda Europa las miserias del pasado y castigó la cicatería inglesa en una final apasionante resuelta por Donnarumma cuando se habían agotado todos los minutos de la competición.

Los saques de esquina de Italia funcionaron de marcapáginas para las tres etapas del duelo. La presentación se consumió antes de un córner botado en el minuto dos. Tiempo apenas para exhibir equipos —el de Mancini, con once calcado al de la semifinal frente a España; el de Southgate, armado sobre una zaga de tres centrales con la intención de correr— y poner en juego el balón. De la acción a pelota parada surgió una contra organizada por Harry Kane y consumada por los dos carrileros para cargar de razones a su entrenador. Centro medido de Trippier, remate incontestable de Luke Shaw. Inglaterra al frente y salto al nudo del partido, en el que no faltó un giro de guion.

La primera parte fue para los de casa, que han disputado la Eurocopa multisede sin salir apenas de su hogar. Centrados en defender la ventaja, apretaron líneas para negar el acceso a su área a un adversario incapaz. Pocas veces un equipo acusó tanto la baja de un lateral como ha hecho la azzurra con Spinazzola. Sin él se apagó la banda izquierda, retraído Emerson y desapercibido Insigne. Con Immobile al pobre nivel del resto del torneo, solo Chiesa amenazó la paz. Suya fue la acción italiana de mayor peligro, culminada en un zurdazo tras larga conducción.