Italia cambia la percusión por el fútbol de viento

DEPORTES

PAUL ELLIS

Rompe con la imagen de equipo defensivo y oportunista para ganar con el balón

12 jul 2021 . Actualizado a las 17:25 h.

Esta Italia nada tiene que ver con la que vivía de la defensa y el oportunismo. El ejemplo más claro de aquella filosofía es el equipo que ganó el Mundial 82. Tampoco se parece en nada a los colectivos que entrenaba Capello, de los que se decía que nunca morirían de un ataque. Es una selección nueva, que quiere la posesión y el balón. Ha cambiado de partitura, ha dejado a un lado la percusión para abrazar la música de viento y cuerda. Y no ha dudado ni siquiera en la final.

Solo un equipo le hizo recordar el pasado. España, con su presión adelantada, con todos los riesgos que asumió para jugar en campo rival, obligó al colectivo de Mancini a dar no uno sino dos o incluso tres pasos atrás, a juntar líneas y esperar. Lo pasó mal y se salvó en los penaltis.

También tuvo que esperar al desenlace desde los once metros para conquistar el título continental. Pero con una diferencia respecto a la semifinal. Unai Simón apenas había tenido que intervenir y el gol transalpino había sido producto de una acción aislada. Ante Inglaterra Pickford acabó el encuentro como uno de los jugadores más destacados de su equipo.