Las dos grandes murallas de Europa, presentes Wembley

Ignacio Meitín Buján
I. MEITÍN BUJÁN REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

JUSTIN TALLIS

Italia e Inglaterra fueron las únicas selecciones que superaron la fase de grupos imbatidas y llegan a la final como las menos goleadas

11 jul 2021 . Actualizado a las 18:09 h.

Inglaterra e Italia esgrimieron un arma común en esta Eurocopa para avanzar hacia la final de Wembley. Las normas defensivas, entendidas y aplicadas de diferente manera en uno y otro colectivo, han jugado un papel determinante en la suerte de estas dos selecciones, que se batirán en duelo en el templo del fútbol británico con números que ponen de manifiesto su superioridad en este apartado. Bélgica, que descarriló en los cuartos de final -ante Italia-, es la única con una fiabilidad atrás que se acerca a la de los dos equipos menos goleados del campeonato. Los belgas encajaron solo tres goles, los mismos que los italianos, pero en menor recorrido.

Pickford, infranqueable hasta las semifinales

 El expediente defensivo inglés fue impoluto hasta la ronda de semifinales. Mikkel Damsgaard, la perla danesa que se confirmó como el heredero de Eriksen, batió por primera vez la portería de Jordan Pickford en un libre directo a la media hora de juego. El guardameta del Everton acumulaba 480 minutos imbatido. Croacia, Escocia, República Checa, Alemania y Ucrania habían sido incapaces de derribar el muro británico. En la liguilla de clasificación para el torneo, Inglaterra recibió solo seis tantos en ocho partidos en el grupo que compartió con República Checa, Kosovo, Bulgaria y Montenegro.

Donnarumma, 384 minutos de imbatibilidad en el torneo

 Italia fue la otra selección que completó la primera fase de esta Eurocopa con la cuenta de goles en contra todavía por estrenar. A su imbatibilidad, que duró 384 minutos, puso fin el delantero austríaco Kalajd?ic en el segundo tiempo de la prórroga de los octavos de final (min 114). Lukaku (Bélgica), de penalti, y el español Álvaro Morata fueron los otros futbolistas que encontraron la manera de abrir el cerrojo de la azzurra. La solidez defensiva del equipo italiano venía de lejos. Compareció en el torneo después de ocho encuentros sin encajar ni un solo gol -el último se lo había marcado Van de Beek en noviembre del 2020-, por lo que su nueva plusmarca de imbatibilidad se ha disparado hasta los 1.179 minutos, con Donnarumma defiendo el marco durante la mayoría del tiempo (997 minutos).