Álvaro Morata, principio y fin

DEPORTES

Laurence GriffithsPOOL

El madrileño, por primera vez suplente, llevó el partido a la prórroga con gol y una sensacional puesta en escena, pero falló el penalti definitivo en la tanda

07 jul 2021 . Actualizado a las 00:48 h.

Álvaro Morata entró y salió de la Eurocopa acaparando todo el foco. Primero, por su falta de gol y la defensa a ultranza de Luis Enrique; después, por su tanto definitivo para apear a Croacia en la prórroga, y ayer, por ejercer de héroe al marcar el gol del empate saliendo desde el banquillo y luego por fallar el cuarto penalti de España, el que ponía en bandeja el pase a la final de Italia. La misma secuencia de partido la vivió en carnes propias Dani Olmo, que dio un recital de juego en 120 minutos, pero llegado el momento de la verdad, envió el primer penalti de España a las nubes.

Los penaltis no son un medio desconocido para el delantero de la Juventus. A lo largo de su carrera deportiva lanzó 14 y, con el de ayer, solo tres no tuvieron la red como destino final. Dos de ellos, curiosamente, los erró en una Euro que no olvidará en su vida. Con el otro, indultó al Getafe cuando vestía de rojiblanco. Además, fue la primera vez que supuso la derrota de su equipo.

Fue el colofón a una Eurocopa que lleva su nombre marcado a fuego con un final que pudo ser feliz. En el regreso a Wembley, Luis Enrique negó la mayor y del «Morata y diez más» pasó a sentar a Álvaro en el banquillo. Le dio el nueve mentiroso a Dani Olmo, y el delantero madrileño salió cuando el partido más le necesitaba. Desde la banda revolucionó el juego y como premio firmó un gol de bandera para llevar la semifinal a la prórroga y que le permitía superar a Torres como máximo goleador español en una Eurocopa (6). Un gol de delantero puro, después de recibir una asistencia exquisita de Dani Olmo.