España, con la cabeza bien alta

Paulo Alonso Lois
Paulo Alonso EUROCOPA2021

DEPORTES

FACUNDO ARRIZABALAGA

07 jul 2021 . Actualizado a las 00:34 h.

Italia fue durante cinco partidos la selección más interesante de la Eurocopa. Ese equipo admirado se arrinconó acobardado ante el talento de la chavalada de Luis Enrique. Jugó poco, compitió como siempre, marcó un gol de oficio gracias a tres pases verticales y un rebote, y el seleccionador retiró entonces a sus mejores jugadores para aguantar el 1-0 con la armadura de la vieja Azurra. ¿Tú también, Mancini? Cuando llegó el empate, no le quedaban peloteros ni rastro de la selección osada de los encuentros anteriores.

España llegó a la semifinal envuelta en el clima de desconfianza que ella misma se había ganado. Pero en un partido de verdad, por el valor de la penúltima ronda, por el rival y por el escenario, lució como un equipazo. La valentía con la que jugó España obliga a ponerse de su lado en un pulso en el que lo único que se le puede achacar es que el bueno de Oyarzabal no es delantero para ganar una Eurocopa. Tuvo dos: una la mandó a las nubes y la otra no le apuntó de cabeza. España corrió siemrpe hacia adelante, nunca especuló y supo hasta levantarse de un gol adverso. Nadie había sometido de tal manera a Italia.

Pero los penaltis —otra vez con dos errores, esta vez de solo cuatro lanzamientos— le quitaron a la selección española lo mismo que le dieron contra Suiza. Puede irse con la cabeza alta este equipo que mezcla meritorios hambrientos y veteranos de primer orden.