La UEFA, entre la salud y el dinero...

DEPORTES

AFP7 vía Europa Press

04 jul 2021 . Actualizado a las 21:38 h.

Ver un partido de la selección española en La Cartuja supuso a los aficionados un desembolso de 50 euros (detrás de las porterías), 125 o 185, según la zona escogida. Y muchos de ellos, después de tramitar la compra, supieron que tenían que presentar una PCR negativa hecha en las 72 horas previas al encuentro, o un test de antígenos en las 24 horas anteriores. Añadan entre 40 y 100 euros al desembolso. Durante la celebración de las contiendas la repetición por megafonía de las consignas para evitar contagios fue tan reiterada que llegó a molestar a los seguidores como si de un zumbido se tratase.

Al propio tiempo, la UEFA recomendó que no se comprasen entradas para asistir a partidos en otros países por el riesgo de que las normas exigidas en cada territorio impidiesen el desplazamiento. Es lo que les sucede a los españoles que quieren ir a Wembley a la semifinal. Estarían obligados a guardar cuarentena en el Reino Unido. Ergo, tendrán que quedarse en casa.

Mayor celo a la hora de velar por la seguridad sanitaria no cabe.

Pero la final va a ser en Wembley. Y la misma UEFA amenazó al Gobierno de Boris Johnson con llevar la gran cita a otra sede si no se aumentaba el porcentaje de asistencia a un 75 % del aforo y se retiraba la obligatoriedad de pasar cuarentena a sus 2.500 VIPs. Y los políticos han dado el visto bueno.