España tiene un plan y lo aplica contra viento y marea

DEPORTES

JEAN-CHRISTOPHE BOTT

Disputará por quinta vez unas semifinales del campeonato europeo de selecciones

03 jul 2021 . Actualizado a las 10:18 h.

Esta vez no hubo matices de Luis Enrique. Los dos únicos cambios en el once inicial respondieron a criterios físicos. Eric García y Gayá, que acabaron con problemas el choque ante Croacia, dejaron su puesto a Pau Torres y Jordi Alba. Como siempre, el equipo se ajustó a un plan de juego valiente, alrededor de la posesión de balón. Es el que tiene, en el que confía ciegamente y el que le ha llevado a unas semifinales de la Eurocopa por quinta vez en su historia. Y el que le ha valido para no recuperar el debate del maleficio de los cuartos de final.

GUION

Variación tempranera

El gol tempranero alteró algo las constantes que se podían esperar del partido. Suiza se vio en la necesidad de dar un pasito hacia delante y España optó por administrar su renta sin renunciar a su filosofía pero sin apretar tanto como en el arranque.

rival

Un equipo muy geométrico

España se encontró el rival que podía esperar, un equipo muy geométrico y ajedrecístico. Todos colaboran en el repliegue. Con el balón en los pies, no lo rifa, sabe dónde están los apoyos y dónde puede encontrar los espacios. Buscó más el flanco izquierdo de España, a sabiendas de que Jordi Alba asume más riesgos por ese costado que Azpilicueta por el otro.