Ocho años de cárcel para el policía que mató a Dalian Atkinson

Iñigo Gurruchaga COLPISA

DEPORTES

Un comité de la ONU critica a Reino Unido por el número de muertes de personas negras que fallecen en comisarías o en contacto con la Policía

30 jun 2021 . Actualizado a las 10:19 h.

El policía Benjamin Monk, que mató al exfutbolista de la Real Sociedad, Dalian Atkinson, ha sido condenado a ocho años de cárcel por el juez Melbourne Inman y tendrá que cumplir dos tercios de su pena antes de ser considerada su libertad condicional. Es la primera condena por homicidio a un policía británico desde hace treinta años.

Atkinson falleció en el hospital al que había sido transportado con urgencia, en la madrugada del 15 de agosto del 2016. Sufrió una parada cardíaca tras ser disparado durante 33 segundos con una pistola eléctrica, seis veces más que el tiempo aconsejado, y pateado en la cabeza por Monk cuando la víctima, en una crisis de salud mental, montó un alboroto en casa de su padres. El jurado no alcanzó una suficiente mayoría sobre el cargo de lesiones contra su colega, Ellen Bettley-Smith. Tendrá que considerarse la posibilidad de un nuevo juicio.

El juez Inman explicó en su justificación de la sentencia que el policía Monk, de quien afirma que se siente genuinamente arrepentido de haber causado la muerte, «no actuó adecuadamente en las circunstancias, tal como se habían desarrollado» y que usó «un nivel de fuerza al darle las dos patadas que fue excesivo y que fueron la causa de la muerte de Atkinson». «El factor agravante es que cometió ese delito mientras ejercía sus funciones como oficial de la Policía», añadió. «La Policía desempeña un papel central e importante en el mantenimiento de la ley en nuestra sociedad. La sentencia refleja la importancia de mantener la confianza del público en nuestra Policía».