Suiza, una selección con 17 banderas

Robert Basic COLPISA

DEPORTES

JEAN-CHRISTOPHE BOTT

El rival de España en los cuartos de final es un ejemplo de multiculturalidad e integración, con 19 de sus 26 futbolistas con orígenes en otros países

29 jun 2021 . Actualizado a las 15:41 h.

Suiza se manifestó en forma de milagro en el Estadio Nacional de Bucarest. Allí, en Rumanía, puso de rodillas a la gran favorita al título, Francia, con una exhibición de fútbol y fe cristalizada en una tanda de penaltis perfecta. La selección helvética, que no pasaba a los cuartos de final de una Eurocopa desde 1954, atesora cantidades industriales de talento en sus filas y es un ejemplo de multiculturalidad e integración, un combinado nacional en cuyo escudo caben 17 banderas. La mezcla es perfecta, combustible idóneo para la fantasía, un conjunto heterogéneo en el que todo el mundo habla el idioma del fútbol en una tierra con cuatro lenguas oficiales. Hasta 19 de los 26 internacionales suizos tienen orígenes en otros países de Europa, Africa, Sudamérica y Asia, reunidos bajo una misma enseña que ondeará el viernes en San Petersburgo. En la antigua capital imperial de los zares, la 'Nati' intentará dar otra sorpresa contra España, aunque la selección española ya sabe que debe mantener la guardia alta.

La selección helvética es un maravilloso crisol de culturas, la expresión perfecta de un fútbol hecho por suizos que hunden sus raíces en 17 países diferentes. Hasta su entrenador, el eterno Vladimir Petkovic, viene de la mártir bosnia llamada Sarajevo. La inmensa mayoría de ellos ha nacido en la tierra de chocolate y relojes —solo tres vinieron al mundo lejos de sus fronteras— y sin olvidar el camino recorrido por sus padres pelean incondicionalmente por la bandera del fondo rojo y cruz blanca. En Bucarest, convertido en el cementerio de los bleus, los Elvedi, Akanji, Rodríguez, Xhaka, Shaqiri, Embolo, Seferovic, Gavranovic, Mehmedi y Mbabu, entre otros, formaron un cóctel explosivo que estalló en las manos de Francia.

Gente con raíces en Camerún, Nigeria, Congo, Kosovo, Macedonia, Bosnia, Croacia, España y Chile hicieron de Suiza un equipo mejor, en el que hace tiempo se borraron los límites geográficos y se abrazó la multiculturalidad.