Inglaterra echa a Alemania y salda una deuda histórica

DEPORTES

Justin TallisPOOL

2-0 | Sterling y Kane llevan el delirio a Wembley y certifican una victoria que vale el pase a cuartos y la venganza ante un rival al que no eliminaban desde 1966

29 jun 2021 . Actualizado a las 21:46 h.

Alemania fracasó en su intento por perpetrar otro asalto al santuario del fútbol inglés. Sucumbió al empuje y el carácter de una selección británica que llevaba desde 1966 sin superar a los germanos en una eliminatoria de un gran torneo.

Tras el gesto contra el racismo de los equipos, el balón echó a rodar con los protagonistas desplegados sobre el terreno de juego de manera que era fácil adivinar las intenciones de unos y otros. El seleccionador británico reformó el dibujo y apostó por tres centrales como antídoto contra el fútbol control del ejército germano, donde entró Goretzka para arropar a Kross y Gosens en la elaboración. La puesta en escena se ajustó a lo previsto. Alemania mascaba lo que hiciera falta cada ataque con los ingleses replegados y dispuestos para aprovechar el más mínimo desliz de los de Löw. A los 4 minutos dieron su primer aviso los alemanes, en un centro desde el carril diestro de Kimmich que sacó a córner Walker en el segundo palo. Goretzka probó fortuna con un chut lejano que atrapó Pickford y, poco después, Müller sacó un pase magistral para Goretzka que Rice hizo estéril con una peligrosa falta en el balcón del área, que se botó sin sobresaltos.

El partido discurrió en una única dirección durante un cuarto de hora y se igualó cuando los pupilos de Southgate subieron la intensidad en la presión. Con marcas más pegajosas comenzaban a recuperar más balones y a ganar presencia en campo rival. Neuer, hasta entonces inédito, tuvo que estirarse para rechazar un intencionado disparo de Sterling. La ocasión asustó a Alemania, que perdió inspiración en los ataques posicionales y sufría en las transiciones y el balón parado de los anfitriones. El partido fue mudando hasta convertirse en un toma y daca con ofensivas para uno y otro lado. Maguire la tuvo en un centro medido de Trippier, y Pickford abortó una oportunidad muy clara de Werner, asistido por su compañero en el Chelsea Kai Havertz. En la prolongación, en otro error en la salida de los alemanes, Hummels salvó un gol de Kane que se empezaba a cantar en la grada de Wembley.