Delanteros fantasma

José Luis Losa EUROCOPA 2021

DEPORTES

Frank AugsteinPOOL

29 jun 2021 . Actualizado a las 21:32 h.

Tras el lunes de alisios, llegó la calma chicha. Un Inglaterra-Alemania en Wembley asegura partido cerrado. Tanto que, al paso de los minutos. el duelo de temores fue tomando un feo aspecto de cerocerismo. Qué vas a esperar de una Inglaterra capaz de convertir solo dos goles en tres partidos, ambos de Sterling, un desterrado por Guardiola en el City, recuperado para la derrota en la final de Champions. Y con Harry Kane, acongojado. A punto de hacerse un Mbappé en sus deseos de cambiar de aires y abandonar a los Spurs.

Qué les vamos a contar a estas alturas de Timo Werner. Sufre la Mannschaft a Werner, en un puesto donde ha atemorizado desde el macizo de su intrahistoria con killers enchufones como Torpedo Muller, Ruddy Völler, Klose o aquel Hrubesch que metía miedo a los niños y a los abuelos, conocido como La Bestia de los Cabezazos. Y, en efecto, hizo campeón de Europa nada menos que al hanseático y tosco Hamburgo, a golpe de croques. Werner no defraudó. Cumplida la media hora falló uno de esos goles que lo han convertido en un cariño. Gigi el Amoroso. Tal vez Joachim Löw lo mantuvo hasta el minuto 70 pensando en que en Wembley y ante los ingleses valen los goles fantasma. Pero si Werner no está para dar de sí un gol natural, ya lo de meterlo fantasma le producirá pesadillas.

Discurría así el clásico hacia la prórroga cuando Southgate —tan miedoso que de crío se escondía al ver a Hrubesch— se atrevió a meter en cancha a Grealish, el jugador diferente. Agitó el partido el del Aston Villa, que busca también casa nueva. Intervino en el tanto del sembrado Sterling y asistió a Kane para que descorchase su particular botella de champán. Creo que el gol clamoroso que falló Muller para el 1-1 solo se explica desde la ceguera de los celos por el protagonismo manirroto de su colega Timo